LUIS BELTRÁN GUERRERO



LUIS BELTRÁN GUERRERO

Luis Beltrán Guerrero es el humanista venezolano de mayor importancia en el siglo XX. 

"...Poeta, ensayista y periodista venezolano, nacido en 1914 y muerto en 1996. Tanto en sus trabajos de ensayo como en sus composiciones líricas, se refleja su gran formación clásica y la influencia de la estética de Rubén Darío. En sus escritos en prosa, la variedad temática es elocuente. Destaca su amplio capítulo a la historia de las ideas venezolanas en Perpetua heredad (1965), donde se aprecia su amplio dominio en los motivos clásicos y modernistas. 

Sus ensayos de índole política están insertos en El tema de la revolución (1970, Premio Nacional de la Literatura de ese mismo año). También trató temas de estética y literatura; por ejemplo, gracias a trabajos como Humanismo y romanticismo modernistas (1978) se puede delinear actualmente la importancia del romanticismo en la literatura hispanoamericana. Además, este prolijo escritor dejó una crónica sobre la vida cotidiana, recogida en Candideces (1962-1995), cuyo análisis revela una profunda reflexión sobre el devenir permanente.

En cuanto a la poesía, que, como ya se ha mencionado, combina igualmente las formas y estilo de la cultura grecolatina, se aprecia una obra de menor extensión, pero no por ello de menor calidad literaria. Entre sus obras, hay que resaltar:Secretos en fuga (1942), Posada del Ángel (1954), El Visitante (1958), Tierra de Promisión (1959), Poesía electa (1962) y Poemas de la Tierra, Primera Navegación Suma Poética (1975), recogidos en 1977 en Obra Poética.

El conjunto de sus libros como ensayista puede ser seguido a través de su Prosa crítica (1983), y el conjunto de su obra literaria, a través de Ensayos y poemas(1994).
Desde corta edad, apenas con 17 años ya estaba encargado de redactar editoriales para el periódico de Carora..." fuente:www.blogger.com.

Después se vino a Caracas y se graduó de bachiller en filosofía y letras en la Universidad Central de Venezuela, donde también logró su doctorado en Ciencias Jurídicas.

Fue profesor fundador del Instituto Pedagógico de Caracas, docente universitario, funcionario público, además de ensayista, crítico literario, articulista y poeta. Se formó en universidades argentinas y europeas, además de ser un acucioso lector y conferencista. Ocupó sillón de honor como miembro de las academias venezolanas de la historia y de la lengua.

Su inmensa obra literaria, ensayística y crítica se encuentra en poco más de 50 obras y miles de ensayos y artículos de opinión. Conservo su primer libro de poemas, Secretos en fuga (1942), editado por el Ministerio de Educación, en su colección Biblioteca Popular Venezolana, serie Poesía y Folklore, número 52.

El libro tiene una presentación de Antonio Arraíz y un epílogo, de Santiago Key Ayala. Nombres más que emblemáticos en la literatura venezolana de siempre.

Otros libros de importancia para comprender al venezolano y la venezolanidad, son: Palos de ciego (1944), Anteo (1952), Razón y sin razón (1954), El visitante (1958), Prosa poética (1983), Efemérides (1988), entre otros muchos textos.

Su obra de creación poética mantiene cierta influencia del clasicismo español. Así también, su impecable prosa ensayística que permanentemente enriquece nuestro español venezolano. Su temática es variadísima pero siempre es la cultura venezolana, su inmensa riqueza histórica y su infinito amor por su pueblo, su tradición y su lengua.

Exquisitos ensayos sobre los primeros tiempos del venezolano en la otrora majestuosa Nueva Cádiz de Cubagua, donde establece la primera tertulia literaria, al mencionar partes del inmenso poema de Juan de Castellanos, quien cita a cuatro soldados-poetas visitantes de esa isla.

Guerrero se atreve a decirnos en su ensayo que uno de estos soldados-poetas, Diego de Miranda, fue el padre del Caballero del Verde Gabán de Cervantes. Afirmaciones que hace sobre la base de sus estudios e investigaciones que permanentemente le mantenían encerrado, tanto en su biblioteca como en las academias de la historia y de la lengua.

Como articulista del diario El Universal, Luis Beltrán Guerrero colaboró por más de 30 años, con sus Candideces, reflexiones sobre la vida, el arte, la literatura, la historia, entre muchos temas.

Su poesía está enraizada a la tierra, al lugar de sus ancestros, pero también a la reflexión filosófica sobre la eternidad y el sentido de la existencia. "Hay un signo de olor en el pantano, / como si el viento escribiera por la ciénaga / sus versos, nada más".

Luis Beltrán Guerrero es ese humanista silencioso, contemplativo y absolutamente integrado a lo más puro de la esencia venezolana. Conocedor de lo trascendente, consciente de la grandeza de la cultura venezolana. Tan antiguo, tan presencia infinita, tan amigo.

Fuente:camilodeasis@hotmail.com @camilodeasis


                    ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!






Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.