JOSÉ FRANCISCO ORTIZ MORILLO

JOSÉ FRANCISCO ORTIZ MORILLO


José Francisco Ortiz Morillo, poeta, narrador, ensayista, comunicador social y docente universitario venezolano; nació en la población de Carache, Estado Trujillo,república de venezuela, el 28 de marzo de 1944. y falleció en maracaibo, Estado Zulia, República Bolivariana de venezuela, el 04 de enero de 2015.

Casado con Luz María Fuenmayor, de esta unión nacieron: seis hijos: Francisco Alexander, Javier Adolfo, Carlos Alfredo, Mysel Andreína, Samuel Abraham y Luz Anaís.

Ortiz fue Licenciado en Comunicación Social de La Universidad del Zulia (LUZ) obteniendo su título con la mención Summa cum Laude. Igualmente es Magister (MgSc) en Literatura Venezolana en esa casa de estudios (LUZ).

Se hubo desempeñado en numerosos cargos directivos, asociados a la vida educativa y cultural de la región zuliana. Desde 1992  se desempeñó como Profesor de LUZ en las cátedras de Comunicación y Lenguaje, Semiótica de la imagen, Estudio y Comprensión de Textos, Métodos de Investigación. Teniendo la Categoría deAsociado a Dedicación exclusiva, en la Facultad experimental de Ciencias.

Hubo publicado once libros, seis de ellos son destacados poemarios, cultivando también, en el resto de títulos, la narrativa, el ensayo y los trabajos periodísticos.
Ortiz Morillo hubo obtenido importantes galardones por su actividad como escritor, entre los que destacan el Premio Internacional de Poesía de la Revista Contravento (Italia, 1992) y el Premio Regional de Literatura del Estado Zulia en 1996.

Y confiesa...Yo nunca supe en mi infancia que era ser poeta, escribía y en barcos de papel dejaba que esas palabras viajaran con la corriente del río; en mi adolescencia escribía, y, por inusitado que pareciera, quemaba aquellas palabras y las veía en ...el humo, en los años por venir, escribía y dejaba en la gavetas del escritorio que las palabras durmieran, luego las recuperaba porque me las traía el río, el humo y la errancia del espacio donde eran engendradas...No sé qué cosa es ser poeta más allá de ser hombre que vive un tiempo y un destino, sí sé que esas cosas que nos conmueven no vienen ni viven solas sino que el resplandor que las sostienen son ecos de lo humano que viajan a nuestro lado, a veces sin oírnos, lo importante es que nosotros las escuchamos y las hacemos nuestras. La política no debería hacer sombra donde la luz no la necesita, pero el poeta está obligado a despejar las sombras donde la política se ha instaurado para colmar todos los espacios. Ludovico es irreprochable. Es una conciencia que sigue actuando, tal vez, en el sentido que Goethe señalara alguna vez:
“¡No digáis nada a medias,
completad, aunque os duela!
¡No dejéis nada turbio;
lo verdadero es puro!”



¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!




Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.