TOMÀS LANDER****

 

                                    Tomás Lander

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Tomas Lander.jpg


 Tomás Lander fue uno de los principales pensadores liberales venezolanos nacido en Caracas, Venezuela, el 29 de diciembre de 1787  fallecido el 06 de diciembre de 1845. 

  Periodista, politólogo, empresario, editor y político venezolano.  Fundador de variedad de periódicos, su principal publicación y logro fue  periódico El Venezolano, fuera una publicación seguidora de la corriente liberal, de la base del liberalismo venezolano decimonónico y, de la creación del Partido Liberal venezolano, siendo considerado como el «gran pensador liberalista venezolano».

                              Periodo preindependentista

  Hijo de un acaudalado hacendado, Pedro Lander y de Doña Paula Acal.   Tuvo la oportunidad de recibir enseñanzas de maestros particulares de renombre en la época, entre los que se cuentan Guillermo Pelgrón, Simón Rodríguez (quien también fuera maestro de Bolívar), Juan Bautista Vale y Ramón de La Peña. En el año 1809 Lander obtiene el grado de bachiller en Filosofía y Letras de la Universidad de Caracas, (Actual Universidad Central de Venezuela) a pesar de no continuar con sus estudios formales, el joven Lander se hizo proeficiente en los idiomas francés e inglés, en donde leía los clásicos de la literatura renacentista.

                                          La Independencia

 Tomàs Lander, al haber sido educado por varios de los más ilustres pensadores venezolanos de su época, indudablemente tuvo una mentalidad eminentemente influenciada por las doctrinas de la Ilustración, del Liberalismo, heredera de la primera, y además ideas claramente democráticas y republicanas en formación, llegando a mantener contacto con Francisco de Miranda y múltiples otros pensadores y personajes.

 Aùn cuando su pensamiento era ilustrado, Lander, se mantiene apartado de los conflictos bélicos causados por la Independencia de Venezuela, iniciada en 1810, y que conllevan a la formación de la Primera República de Venezuela,  inclusive, cuando la emancipación es evidente, era claro que Lander: desde luego apoyaba la independencia de su país, más lucía poco convencido o llamado a ingresar a una guerra, en la cual se confrontarían venezolanos, divididos por sus preferencias políticas, por lo cual permaneció, no neutral, más si apartado de la Guerra de Independencia venezolana.

 Esta actitud de alejamiento, prevalece cuando decide salir del país, rumbo a las Antillas, en medio de la caída de la Segunda República de Venezuela a manos de los ejércitos realistas liderados por un sanguinario José Tomás Boves, que al final, destruye la república y, perece antes de reclamarla.

 En las Antillas, se dedica al comercio y a sus inversiones casi de manera exclusiva, pero ya después de dos intentos fallidos por liberar a su país y con la radical posición adoptada por los realistas, Lander se covence que si se desea la libertad de Venezuela, la batalla es la única manera de ganarla, por lo cual se contacta con Simón Bolívar, a quien ayuda a organizar las Expedición de los Cayos, en la cual además funciona como secretario del Libertador, pero tras el fracaso por poner en marcha en dos ocasiones la susodicha expedición, Lander permanecerá en las Antillas del Caribe hasta 1818, momento en que el avance patriota en Venezuela, se va consolidando gracias a las Campañas Admirable de Bolívar y de Oriente de Santiago Mariño, le da la suficiente confianza para regresar al país, sin embargo permanecerá muy poco tiempo en él, pues poco después parte a Europa, donde permanecerá hasta 1820.

 En 1821, se da la Batalla de Carabobo, que representa un revés virtualmente irremediable para las fuerzas realistas, que atacan la naciente Tercera República de Venezuela, ante esto y la consolidación de las fuerzas patriotas en el país, Lander decide regresar al país, donde es designado miembro de la Municipalidad de Caracas y colabora a partir de entonces en el desarrollo del gobierno venezolano.

                        La Gran Colombia y la Cosiata

Tomás Lander, había colaborado con el gobierno de Venezuela, pero la caída definitiva de los realistas en VenezuelaNueva Granada y Quito, junto a la puesta en marcha del proceso de consolidación de la Gran Colombia, Lander ve con preocupación dos elementos que ha detestado y de los que se ha alejado toda su vida, el extremismo, al darse un decreto que radicalizaba las confiscaciones y destierros de españoles del territorio grancolombino y en general el maltrato dado a los provenientes de la madre patria, y en segunda la imposición de un gobierno ajeno, en este caso, el de Bogotá, con el cual pocos venezolanos se sentían identificados.


 Las arbitrariedades cometidas por el gobierno de Colombia y las múltiples fallas del mismo, llevarán a Lander a tomar una decisión, por lo cual se suma al movimiento separatista de la Cosiata, al incitar a la Municipalidad de Caracas a respaldar a la de Valencia y reconocer a José Antonio Páez como Jefe Supremo de Venezuela, además de ejercer como director del órgano de prensa separatista, Cosiatero, acción que desde luego era ir en contra del Libertador, hombre al que había admirado y a quien había respaldado en numerosas ocasiones, pero que Lander veía que se estaba desviando de la visión ilustrada de un líder, algo que aparentemente Bolívar sabía también, pues aún en medio de este conflicto el Libertador siempre le profesó gran respeto y admiración a Lander, llegando a justificarlo, inclusive. Santander lo llamó "turbulento".

  La Cosiata y el separatismo habían despertado el nacionalismo venezolano. Aun cuando en 1828 Bolívar vino a Venezuela a calmar las cosas, la fisura estaba hecha; Venezuela quería el federalismo o se separaba de la Gran Colombia, lo cual se dará tras el fracaso de la Convención de Ocaña.

                                       La república y el liberalismo

  Tras la separación de Venezuela de la Gran Colombia y habiendo sido electo Páez, como presidente de la República de Venezuela, Tomás Lander se dedica a su labor periodística como director de dos periódicos del país: El Congreso y El Elector Parlero. Además, ejerce como procurador del cantón de Ocumare del Tuy, donde posee varias haciendas.

  Lander se mostró en favor del gobierno de Paéz, debido a que este dejó la guerra y el militarismo de un lado, así como también se rodeó de una vasta multitud de intelectuales y civiles, que influenciaron al general a una escala extraordinaria. Además, Paéz promovió la consolidación del diálogo y el debate político, gracias a su «gobierno deliberativo», así como llevó a cabo una gran cantidad de acciones de corte liberal a lo largo de su gobierno, además de brindarle prosperidad al país, todas éstas acciones que concordaban perfectamente con los ideales ilustrados que tanto adoraba y defendía

  Lander muere repentinamente en Caracas, víctima de un aneurisma. Su cadáver, embalsamado por el Dr. Gottfried Knoche, permaneció durante casi cuarenta años sentado ante el escritorio de su domicilio caraqueño, en característica actitud de escribir hasta que el 5 de abril de 1884 sus restos fueron solemnemente conducidos al Panteón Nacional.

  La influencia de Lander, sin embargo, se extendió más allá de su tiempo, renaciendo tras la dictadura de Gómez a manos de todos los partidos políticos que se originaron que, independientemente de las doctrinas que han proclamado seguir, mantienen en común su tendencia liberal. www. biografìasyvidas.com


              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!


Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN