DON CECILIO ACOSTA




                                DON CECILIO ACOSTA
                                                    Nace en San Diego de los Altos (Edo. Miranda) el 1.2.1818
                                                                     Muere en Caracas el 8.7.1881



Cecilio Acosta fue uno de los nombres centrales de la cultura de su país, sin que pueda afirmarse que de su pluma haya salido una obra maestra. Figura señera y ponderada de moderno enciclopedista preocupado por el estilo y la exactitud del detalle, cabe en un ambiente académico, pero con espíritu renovador, como vemos por sus propias palabras: "Las necesidades sociales triunfan, en este caso, de las previsiones académicas".


Cecilio Acosta Universitario y político liberal, fue adversario intelectual de Antonio Guzmán Blanco; sus Obras completas, publicadas entre 1908 y 1909, aparecieron prologadas por José Martí, que había hecho el elogio de su personalidad en un estudio biográfico de singular interés. Su producción como poeta se encuentra en el Parnaso venezolano; su calidad de sociólogo la advertiremos en sus Estudios sobre sociología venezolana, pero, en realidad, vale más desde este punto de vista su breve y sugestivo libro titulado Cosas sabidas y cosas por saberse.

Acosta muestra un indudable espíritu crítico en su tratado Influencias del elemento histórico-político en la literatura dramática y en la novela y en sus: Consideraciones generales sobre la poesía. Escribió también ensayos políticos, económicos, lingüísticos y de derecho internacional, y fue sin duda el emblema de los valores e inquietudes de un país en formación y crecimiento.
Cecilio Acosta fue un Importante escritor, periodista y exponente del humanismo durante la segunda mitad del siglo XIX venezolano. Fueron sus padres Ignacio Acosta y Juana Margarita Revette Martínez. Nació en el seno de una familia pobre, situación que influye en su vida estudiantil, profesional y pública. Su primera formación estuvo a cargo del presbítero Mariano Fernández Fortique, quien luego se hizo famoso como orador, escritor y prelado. Dada la fecha de su nacimiento, Acosta formó parte junto a Juan Vicente González, Fermín Toro y Rafael María Baralt de la generación intelectual de la Independencia y la República. 
En 1831, ingresa al Seminario Tridentino de Santa Rosa (Caracas), donde inicia la carrera sacerdotal, el conocimiento de los clásicos, el dominio de la lengua latina y una serie de lecturas decisivas en la gestación de su pensamiento. En 1840, abandona los estudios eclesiásticos para estudiar filosofía y derecho en la Universidad Central de Venezuela. Aunque obtuvo el título de abogado, no cambió su situación económica.
En 1846 Cecilio Acosta sale a la palestra pública al dar a conocer en los periódicos La Época y El Federal sus reflexiones sobre la tensa situación del país, dividido entre conservadores y liberales. A partir de este momento el pensamiento de Cecilio Acosta se caracteriza por enfatizar en el humanismo y el liberalismo. En tal sentido, los temas que a su juicio debían ser claves para el desarrollo del país eran entre otros: la industria, la propiedad, la inmigración, la electricidad, la imprenta, el vapor, el telégrafo, así como los trabajos de síntesis histórica y discernimiento jurídico cuyo eje es la meditación sobre el progreso y lo civilizado, y el análisis de la instrucción que requería Venezuela para alcanzarlos. 
En 1848, siendo nombrado Secretario de la Facultad de Humanidades de la UCV, dicta las cátedras de Economía Política y de Legislación Universal Civil y Criminal (1853). En 1856, Cecilio Acosta publica uno de sus más importantes ensayos sobre la educación: Cosas sabidas y cosas por saberse. En 1857, sostiene una polémica con Ildefonso Riera A sobre la doctrina liberal. Por este tiempo mantiene una nutrida correspondencia con notables de Latinoamérica, España y Venezuela. Asimismo, se convierte en un ascendiente moral sobre las nuevas generaciones.
 En 1870, durante el gobierno de Antonio Guzmán Blanco, aunque en la Universidad Central se hacía sentir el impacto del positivismo y el determinismo, Cecilio Acosta representa un norte para los jóvenes y un puente entre la tradición humanista de Andrés Bello y las nuevas estéticas en ebullición. Muestras del afecto y respeto que despertó entre sus alumnos y contemporáneos fueron las expresiones de cariño de Lisandro Alvarado, científico humanista y el homenaje que le rinde José Martí a su paso por Caracas en 1881. A pesar de su importancia en la formación de los nuevas generaciones de intelectuales y científicos, Cecilio Acosta murió en la completa pobreza. Sus restos reposan en el Panteón Nacional desde el 5 de julio de 1937. 
Su obra se mantuvo dispersa hasta que en 1908 cuando se intenta una primera recopilación; pero es sólo a partir de 1940, se procede a la divulgación de su pensamiento por medio de antologías.(vikipedia)
                  HONOR A QUIEN HONOR MERECE!












Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.