Hans Christian Andersen *****

                                      Hans Christian Andersen

                       "Escritor Inmortal"
 
Hans Christian Andersen. Nace en Odense(Odense es una de las ciudades más antiguas de Dinamarca) el 02 de abril del año 1805- muere en Copenhague, el 04 de agosto del año 1875.

   Fue un escritor y poeta danés famoso por sus cuentos para niños, entre ellos El patito feo, La sirenita, El traje nuevo del emperador, y La reina de las nieves.

  Hijo de un humilde zapatero, pronto aprendió diversos oficios, pero no finalizó ninguno. Con catorce años, huyó con poco dinero a Copenhague dispuesto a hacer fortuna como actor y cantante; mal vivió, escribió algunas obras.

  Después de privaciones y desengaños, consiguió despertar el interés de personalidades del país que se ocuparon de su formación. 

 Además de novelas, poesía y teatro, escribió una autobiografía (La aventura de mi vida, 1855) y publicó valiosos libros de viajes fruto de sus experiencias, ya que se pasó aproximadamente diez años de su vida viajando; el autor visitó Alemania, Gran Bretaña, Turquía y España entre muchos otros países. 

   Viajaba siempre y, fruto de su viaje más largo es el libro El bazar de un poeta (1848). En 1851 publicó sus vivencias por Suecia (En Suecia) y en 1862 lo que vivió durante su estancia en España (En España).

  Sin embargo, a Hans Christian Andersen se le conoce sobre todo por sus cuentos infantiles, algunos inspirados en cuentos y leyendas nórdicas, pero la mayoría de ellos inventados por él y caracterizados por una gran imaginación, humor y sensibilidad. Algunos críticos sugieren que estas historias no eran tan inocentes, siendo censuradas cuando se editaron, y que, en cualquier caso, reflejan parte de los conflictos internos del escritor. Se ha hablado mucho, entre otros, del paralelismo entre El patito feo y la vida de su autor.

   Estos más de doscientos relatos, algunos traducidos a muchas lenguas, han sido reeditados y gracias a ellos tuvo el privilegio de ser reconocido en vida como autor, convirtiéndose en uno de los clásicos de la literatura infantil. Según el Index Translationum es uno de los autores más traducidos.​ Su obra ha inspirado películas –especialmente de animación–, obras de teatro y ballets.​

  En Odense, su ciudad natal, se encuentra su casa museo, con fotografías, dibujos y recuerdos de Andersen, y se ha convertido en un centro que organiza actividades dirigidas fundamentalmente a la infancia.

  Nació el 02 de abril de 1805 en Odense, Dinamarca. Su familia era tan pobre que en ocasiones tuvo que dormir bajo un puente y mendigar. Fue hijo de un zapatero de veintidós años, instruido pero enfermizo, y de una lavandera de confesión protestante. Andersen dedicó a su madre el cuento La pequeña cerillera, por su extrema pobreza, así como: No sirve para nada, en razón de su alcoholismo.

  Desde muy temprana edad, Hans Christian mostró una gran imaginación que fue alentada por la indulgencia de sus padres. En 1816 murió su padre y Andersen dejó de asistir a la escuela; se dedicó a leer todas las obras que podía conseguir, entre ellas las de Ludwig Holberg y William Shakespeare.

                                             Comienzos:

  Andersen decidió convertirse en cantante de ópera y se trasladó a Copenhague en septiembre de 1819. Una vez allí fue rechazado y prácticamente se quedó sin nada; pero hizo amistad con los músicos Christoph Weyse, Giuseppe Siboni (fundador y director de la Real Academia Danesa de Música) y más tarde con el poeta Frederik Høegh-Guldberg.

Siboni, tras escucharlo, decidió patrocinar sus estudios, pero las malas condiciones de su habitación durante el invierno le hicieron perder la voz. No obstante, su tragedia "Alfsol" atrajo la atención de Jonas Collin, el director del Teatro Real de Copenhague (además de ser Consejero de Estado, lo que significaba que tenía cercanos nexos con el rey), que sería su mecenas y también su amigo de por vida.

   El rey Federico VI se interesó en el extraño muchacho y lo envió durante algunos años a la escuela de Slagelse. Dada su escasa instrucción previa, fue enviado con los alumnos más jóvenes, más tarde reconoció, estos años fueran los más oscuros y amargos de su vida. No obstante, el agradecido Andersen perseveró en sus estudios y conservó notas que dejaron satisfecho al Consejero, y permaneció en Slagelse y en la escuela de Elsinor (en danés Helsingør) hasta 1827. Collin finalmente consideró acabados sus estudios y Andersen volvió a Copenhague.


                                          Carrera   

    
  El mismo año de 1827 Hans Christian logró la publicación de su poema «El niño moribundo» en la revista literaria Kjøbenhavns flyvende Post, la más prestigiosa del momento; apareció en las versiones danesa y alemana de la revista.

  Andersen fue un viajero empedernido («viajar es vivir», decía). Tras sus viajes escribía sus impresiones en los periódicos. De sus idas y venidas, también sacó temas para sus escritos.

  Exitosa fue también su primera obra de teatro, El amor en la torre de San Nicolás, publicada en 1839.

  Para 1831 había publicado el poemario Fantasías y esbozos y realizado un viaje a Berlín, cuya crónica apareció con el título Siluetas. En 1833 recibió del rey una pequeña beca de viaje e hizo el primero de sus largos viajes por Europa.

  En 1834 llegó a Roma. Fue Italia la que inspiró su primera novela, El improvisador, publicada en 1835, con bastante éxito. En este mismo año aparecieron también las dos primeras ediciones de Historias de aventuras para niños, seguidas de varias novelas de historias cortas. Antes había publicado un libreto para ópera, La novia de Lammermoor, y un libro de poemas titulado Los doce meses del año.

  •   El valor de estas obras en principio no fue muy apreciado; en consecuencia, tuvieron poco éxito de ventas. No obstante, para 1838 Hans Christian Andersen ya era un escritor establecido. La fama de sus cuentos de hadas fue creciendo. Comenzó a escribir una segunda serie en 1838 y una tercera en 1843, que apareció publicada con el título Cuentos nuevos
  • Entre sus más famosos cuentos se encuentran 
  • «El patito feo», 
  • «El traje nuevo del emperador», 
  • «La reina de las nieves», 
  • «Las zapatillas rojas», 
  • «El soldadito de plomo», 
  • «El ruiseñor», 
  • «La sirenita», 
  • «Pulgarcita», 
  • «La pequeña cerillera», 
  • «El alforfón», 
  • «El cofre volador», 
  • «El yesquero», 
  • «El ave Fénix», 
  • «La sombra», 
  • «La princesa y el guisante» entre otros. Han sido traducidos a más de ochenta idiomas y adaptados a obras de teatroballetspelículasdibujos animados, juegos en CD y obras de escultura y pintura.

    El más largo de los viajes de Andersen, entre 1840 y 1841, fue a través de Alemania (donde hizo su primer viaje en tren), Italia, Malta y Grecia a Constantinopla. El viaje de vuelta lo llevó hasta el Mar Negro y el Danubio. El libro El bazar de un poeta (1842), donde narró su experiencia, es considerado por muchos su mejor libro de viajes.

  Andersen se convirtió en un personaje conocido en gran parte de Europa, a pesar de que en Dinamarca no se le reconocía del todo como escritor. Sus obras, para ese tiempo, ya se habían traducido al francés, al inglés y al alemán. En junio de 1847, visitó Inglaterra por primera vez, viaje que resultó todo un éxito. Charles Dickens lo acompañó en su partida.

   Andersen continuó con sus publicaciones  pero, no tenía demasiado interés en sus cuentos de hadas, a pesar de que es justamente por ellos por los que es valorado hoy en día. Aun así,siguió  con ello y en 1847 y 1848 aparecieron dos nuevos volúmenes. Tras un largo silencio, Andersen publicó en 1857 otra novela, Ser o no ser. En 1863, después de otro viaje, publicó un nuevo libro de viaje, en España, país donde le impresionaron especialmente las ciudades de Málaga (donde tiene erigida una estatua en su honor), GranadaAlicante y Toledo.

   Una costumbre que Andersen mantuvo por muchos años, a partir de 1858, fue la de narrar de su propia voz los cuentos que le volvieron famoso.

  Andersen se enamoró a menudo de mujeres inaccesibles para él y muchas de sus historias se interpretan como alusiones a sus fracasos sentimentales.​ La más famosa de estas fue la soprano Jenny Lind. Su pasión le inspiró el cuento «El ruiseñor»,  Se encontró una bolsita que contenía una larga carta de Riborg junto al pecho de Andersen cuando murió. En su diario escribió esta súplica: «Todopoderoso Dios, tú eres lo único que tengo, tú que gobiernas mi sino, ¡debo rendirme a ti! ¡Dame una forma de vida! ¡Dame una novia! ¡Mi sangre quiere amor, como lo quiere mi corazón!».​ Otras decepciones amorosas fueron Sophie Ørsted, la hija del físico Hans Christian Ørsted, y Louise Collin, la hija menor de su benefactor Jonas Collin.

  De igual forma como tuvo poco éxito con las mujeres, Andersen también, se sintió atraído sin ser correspondido por varios hombres.   

 En septiembre de 1863 escribió: «No puedo vivir en mi soledad, estoy cansado de la vida». En octubre anotó: «Me siento viejo y cuesta abajo». En 1864, tras un paréntesis de doce años con el teatro, Andersen compuso tres nuevas obras para los teatros de Copenhague, en las que se examinaba el amor fraternal y los sentimientos profundos entre hombres. 

Últimos días y muerte:

  Sus cuentos para niños continuaron apareciendo hasta 1872, cuando las últimas historias fueron publicadas en Navidad. Durante la primavera de ese año, Andersen sufrió una caída desde su propia cama, lo que le produjo heridas graves. Nunca volvió a recuperarse del todo, y el 04 de agosto de 1875 murió en la casa llamada Rolighed, cerca de Copenhague, donde está enterrado.

                                  Reconocimientos

   Hans Christian Andersen recibió en vida muchos Honores. En 1866 el rey de Dinamarca le concedió el título honorífico de Consejero de Estado y en 1867 fue declarado ciudadano ilustre de su ciudad natal.

   En su honor, desde 1956 se concede, cada dos años, el premio Hans Christian Andersen de literatura infantil y, desde 1966, también de ilustración. El 2 de abril, fecha de su nacimiento, se celebra el Día Internacional del Libro infantil. En 2006, año del bicentenario del nacimiento del autor, se celebró en todo el mundo recordando su vida y obra.

   En 1976, el astrónomo Nikolái Chernyj bautizó en honor a este escritor al asteroide 2476.

  En la sección de colecciones especiales de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos hay una colección única de materiales de Andersen, legada por el actor Jean Hersholt.De esta colección tiene un interés particular un original libro de recuerdos de Andersen preparado por el joven Jonas Drewsen.

  • Estatuas
  • En el puerto de Copenhague hay una estatua de la Sirenita, recordando el personaje de Andersen.
  • En los Estados Unidos se encuentran algunas estatuas de Hans Christian Andersen: en el Central Park de Nueva York, en el Lincoln Park de Chicago, y en Solvang, en California.
  • Hay una estatua de Hans Christian Andersen en Bratislava (Eslovaquia), en memoria de su visita en 1841.​ 
  • También hay una estatua del escritor en Málaga (España), en memoria de su visita en octubre de 1862 a esta ciudad.
  • En la ciudad japonesa de Funabashi hay un parque temático infantil con el nombre de Hans Christian Andersen.
  •  En la ciudad polaca de Lublin hay un teatro de marionetas y actores con su mismo nombre.​ 
  • En la ciudad china de Shanghái se inauguró en 2006 un parque temático basado en los cuentos de Andersen.

Arte

  • Hans Christian Andersen (1952), una película musical americana protagonizada por Danny Kaye, que está inspirada por la vida y legado de Andersen, estaba destinado a no ser ni históricamente ni geográficamente exacta; que comienza diciendo, "Esta no es la historia de su vida, sino un cuento de hadas acerca de este gran contador de los cuentos".[cita requerida]

                                              Obras

Andersen escribió aproximadamente ciento sesenta y ocho cuentos, algunos son los siguientes:


!HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!





























  • " (1865)

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

MARIETTA SANTANA *