HENRY PINO, PINTOR DE PARAGUANÁ,


                                          HENRY PINO
                              PINTOR PARAGUANERO
Escribe: Egly Colina Marin.

Nace nuestro carismático pintor  en Pueblo Nuevo Península de Paraguaná,  pero, luego se establece en Maracaibo en donde transcurrió buena parte de su vida, hasta el momento cuando muere su abuela; y  es entonces, decide su regreso a Paraguaná, con su esposa  Ela, quien le acompaña silenciosamente en el trajinar diario y, con quien procreó dos hijos.

Reconoce, que desde el amanecer, se entrega al arte, luego de dos café y de haberse encomendado a la Virgen, su protectora, y al dulce embeleso de pintar la imagen que llegue hasta él. No hay nada prefabricado o predeterminado, solo la luz divina quien le dirige sus manos.

El  sol de Paraguaná implacable y la abundante brisa rinden tributo a la pintura de este artista en su refugio llamado "Los Guayacanes" en las cercanías de Buena Vista, Península de Paraguaná, donde frondosos árboles y espesas enredaderas se encargan de ambientar la casa de Henry Pino, el artista que enaltece la iconografía religiosa venezolana. 



En su casa-taller "Los Guayacanes"se percibe el canto de los pájaros en su hábitad, el de las ruidosas gallinas ponedoras que anuncian su encanto, así como la vegetación circundante, ya que la casa misma, se encuentra anclada en el pie de monte del Cerro Santa Ana, Monumento  Natural Nacional, ícono del quehacer y sentir Paraguaneros.


De las viejas puertas o ventanas conoce su origen, elaboración, y hasta las manos que posiblemente las contruyeron, eso, lo ha concluido luego de investigar en la historia falconiana, ya que no siendo un virreynato, difícilmente llegaba el ebanista calificado tal y como si, iban a Colombia, Perú, etc por lo que afirma que sabe reconocer los clavos, las muñecas (pieza de la configuración de las puertas) en los materiales que emplea para confeccionar sus obras de arte: múltiples retablos de vírgenes donde se logra percibir la esencia del artista, cual no es otra que la Virgen María y la naturaleza.

Según sus palabras,su estilo es una inventiva propia que desde el 2002 viene empleando, y dejó atrás su trabajo de enfermero quirúrgico, para enrumbarse por la creación artística, así, el país ganó un artista, que nos regala alegría, motivación y deseos de ver la vida en positivo porque nos transmite alegría y entusiasmo en su obra y  con su presencia, ya que nos olvidamos momentáneamente de preocupaciones. 


La suya, es una pintura de vivos colores acrílicos, en donde desfilan: ángeles, nacimientos, imágenes de la Virgen en varias advocaciones, fiestas populares, matrimonios, todo ello, bajo el matíz religioso y cuyas maderas  provienen de distintas partes del "viejo" país, el artista es oriundo de Punto Fijo, pero su obra lo ha internacionalizado, y ha forjado su destino plasmando su firma dentro y fuera de Venezuela.

“....La hojilla de oro no puede faltar....” dice Henry al explicar el toque en cada personaje del retablo de "La última Cena" donde confluyen además las mujeres que prepararon la CENA, porqué Henri sonrie y pregunta: ¿Quién hizo la Cena? esta figuración la coloca en las manos de dos mujeres Paraguaneras  identificadas plenamente; así como también, al traidor Judas Iscariote; quien abandona el cenáculo... y se encamina a su caballo, para cumplir "su misión".

En cuanto a Judas Iscariote, el pintor analiza la posición que ocupaba entre los 12 Apóstoles; éste, ha debido ser conocedor de la economía doméstica y de reconocida moralidad, para que en él se hubiesen depositado las rentas. Y, fue así como Judas, avalado por la confianza que Jesús había depositado en él, éste, se prestó para entregarlo, por 30 monedas de plata, por lo que, en el retablo evidenciamos, que sólo la aureola de Jesús es Dorada, la de los apóstoles es Plateada, y la de Judas Iscariote, es oscura; ya que la misma, representa en él, (Judas), la falta de Santidad; todo esto tiene para el pintor Henry Pino, " una simbología muy especial.

Revela el Pintor con humildad:  " desde que aprendí a hojillar con una amiga, siempre la uso en mi trabajo" Por eso, una vez... 

...culminado el proceso de Hojillar, el efecto final semeja al de la magia de maquillar un rostro:en ella, (Obra) se ve realzada, la belleza intrínseca subyacente;además de lograr, un toque de categoría en la misma... 

Henry Pino, tiene en mente, un proyecto educativo, para compartir conocimientos y experiencias, con personas que poseen, diversas formas de entender la pintura, para así retroalimentarse mutuamente, para mejorar las técnicas, y contribuir con ello, a la formación de las nuevas generaciones.

              HONOR A QUIEN HONOR MERECE




,

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.