ELOY LARES MARTÍNEZ

                                                     DR ELOY LARES MARTÍNEZ
                                                                    Compilación: Mag. María Alejandra Carrillo Colina
ILUSTRE VENEZOLANO DEL SIGLO XX


Eloy Antonio Lares Martínez nació en Carúpano, Estado Sucre, Estados Unidos de Venezuela, el 17 de abril de 1913. Provenía de una familia de tradición jurídica, siendo la abogacía como profesión. 

Su padre, Eloy Lares Saravia, fue procurador judicial. Su abuelo paterno, Eloy Lares Sánchez, obtuvo el título de doctor en Derecho en la Universidad Central de Venezuela, y lo mismo su abuelo materno, Manuel Antonio Martínez Parra. 

La infancia y adolescencia transcurrieron entre su natal Carúpano y la Primogénita de América, Cumaná, donde realizó los estudios de secundaria. 

El Estado Sucre ha sido tierra de muchos juristas, y como dice Henrique Iribarren Monteverde, resulta válido preguntarse, por qué Carúpano y sus cercanías dieron tantos talentos al mundo del Derecho Público venezolano.  Además de Eloy Lares Martínez, 247 también son naturales de aquella tierra: Luis Henrique Farías Mata, José Guillermo Andueza, Antonio Angrisano e Hildegard Rondón de Sansó.

Fue el 09 de enero de 1930, cuando Eloy Lares Martínez partió a Caracas para cursar estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela y finalizados en 1935. 

Ilustre venezolano del siglo XX y comienzos del XXI graduado de doctor en Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela, que ejerció importantes destinos públicos, como el de Gobernador del Estado Sucre, Ministro del Trabajo, Procurador General de la República, Conjuez de la Sala Político-Administrativa de la Corte Suprema de Justicia y Director del Banco Central de Venezuela. Pero sobretodo, fue a lo largo de su vida, un profesor universitario.

El curso de 1935 estuvo formado por otros venezolanos que luego destacaría en distintos ámbitos, uno de ellos, por azares de la vida, llegaría inclusive a ser Presidente de la República por un corto período: Edgar Sanabria, entre noviembre de 1958 y enero de 1959. Eran los días de una transición, la del final de la dictadura y comienzos de la democracia.

Don Eloy Lares Martínez hizo una larga carrera universitaria que tuvo como sello distintivo haber estado frente a la cátedra de Derecho Administrativo de la Facultad de Derecho de la Universidad Central de Venezuela, desde septiembre de 1947, hasta octubre de 1979 (fecha de su jubilación administrativa). Además, Lares Martínez fue también profesor en otras facultades de esa misma Universidad, y también en otras universidades de la ciudad de Caracas. El concurso para proveer dicha cátedra se celebró en el mes de julio de 1947. El jurado estaba formado por cinco distinguidos miembros. Éstos eran: José Manuel Hernández Ron (quien lo presidía y era además el profesor saliente de la asignatura al haber sido jubilado), Nicomedes Zuloaga, José Loreto Arismendi, Alfonso Espinosa y Aurelio Arreaza. Después de realizada la prueba pedagógica, lección magistral y prueba de capacitación, el jurado dio como ganador, entre los tres honorables participantes que había, al doctor Eloy Lares Martínez. Por acta de fecha 16 de septiembre de 1947 tomó posesión de la cátedra de Derecho Administrativo y adquirió la condición de profesor ordinario.

Rodrigo Lares Bassa (su nieto), dijo el profesor Lares Martínez menciona entre las principales satisfacciones de su vida estuvo: “Haber alcanzado, en severo concurso de oposición, la categoría de profesor titular”. Antes de acceder a la cátedra, Eloy Lares Martínez había sido ya profesor en la propia Universidad Central. Su primer encargo fue ser adjunto de seminario.  De ese modo, dio primero clases de Derecho Constitucional y luego de Derecho Administrativo. 

En septiembre de 1943 fue nombrado profesor interino de Economía Política de la Facultad de Derecho, debido a que el titular de la cátedra, el doctor Arturo Uslar Pietri –uno de los más prestigiosos intelectuales del siglo XX en el país–, había sido designado Secretario de la Presidencia de la República. Luego, en 1944 fue designado profesor de Derecho Administrativo en la Facultad de Economía, y entre 1947 y 1957 dictó la materia Fundamentos de Derecho Privado en esa misma Facultad. El Dr Eloy Lares Martínez fue profesor en la Universidad Central de Venezuela nada menos que por espacio de treinta y ocho años, desde octubre de 1941, cuando ingresó, hasta octubre de 1979.

Creada la Universidad Santa María en 1953, Eloy Lares Martínez fue llamado junto a otros profesores de la Universidad Central de Venezuela a impartir clases, encargo que aceptó y ejerció desde octubre de ese año, hasta agosto de 1956. Durante el primer año fue profesor en Derecho Constitucional y los dos años siguientes en Derecho Administrativo. Por otro lado, en 1969 fue llamado para ser profesor de Derecho Administrativo en la Universidad Católica Andrés Bello.

Como natural reconocimiento a su destacada actividad docente y académica, Eloy Lares Martínez fue electo individuo de número de la Academia de las Ciencias Políticas y Sociales, en sesión de fecha 15 de junio de 1962. En esa prestigiosa Corporación ocupó el sillón número 31, al que se incorporó el día 11 de octubre de 1967, con un discurso intitulado “El principio de legalidad aplicado a la Administración”, el cual, en palabras del profesor Luis Henrique Farías Matta, fue “enjundioso a la par que ameno”. En esa Academia llegó además, a ser su Presidente, entre 1975 y 1976. Asimismo, el profesor Lares Martínez fue el primer rector de la Universidad Simón Bolívar, entre diciembre de 1968 y julio de 1969, la cual en sus inicios recibió el nombre de Universidad de Caracas, como una forma de rendir homenaje a la ciudad en los cuatrocientos años de su fundación. El nombre, sin embargo, dio lugar a diferencias con las autoridades de la época de la Universidad Central de Venezuela, pues argumentaban que éste pertenecía al patrimonio histórico y cultural de dicha casa de estudios (recuérdese que en 1721 fue fundada mediante Cédula del Rey Felipe V la Universidad Real de Caracas).

Lares Martínez fue el primer rector de la Universidad Simón Bolívar, en lo que pudiera considerarse un período de transición, no sólo porque se producía un cambio en el Gobierno –entre Raúl Leoni y Rafael Caldera–, sino porque era la época entre su creación y funcionamiento efectivo.

La prolija actividad docente de Eloy Lares Martínez trajo consigo también una fecunda producción científica. La docencia supone la investigación, análisis y reflexión sosegada de muchos aspectos relacionados con el saber. Son actividades que deben ir enlazadas. El principal aporte del profesor Eloy Lares Martínez a la doctrina del Derecho Administrativo venezolano fue su célebre Manual de Derecho Administrativo. El Manual de Derecho Administrativo (en lo sucesivo, el Manual) apareció por primera vez en 1963. 

El 21 de junio de aquel año fue presentado el libro, en un acto donde acudió numerosas personalidades de la época. Desde entonces, el Manual ha sido editado en múltiples ocasiones, la mayoría de ellas con actualizaciones y ampliaciones, y la última, de 2008, fue una edición póstuma, actualizada por Rodrigo Lares Bassa, su nieto, también profesor universitario de Derecho. Todas estas ediciones han estado a cargo de la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela.

Para el año en que apareció el Manual, es preciso destacar, eran escasos los estudios que existían en el país en torno al Derecho Administrativo. Algo más de cincuenta años había transcurrido desde que comenzara a dictarse la disciplina de manera autónoma. 

Además se puede citar otros estudios: 

  • “Significado del recurso de casación y su establecimiento en Venezuela”; 
  • “La prescripción adquisitiva”; y 
  • “Responsabilidad patrimonial de la Administración pública”, publicados en el Boletín de la Academia de las Ciencias Políticas y Sociales.
  • Si se revisa la primera edición del Manual de Derecho Administrativo del profesor Eloy Lares Martínez, es posible observar que en la bibliografía se citan como obras nacionales dedicadas por completo a la materia, además del libro del doctor Hernández Ron, la obra del profesor Tomás Polanco Alcántara, titulada “Derecho Administrativo Especial” (Caracas, 1959), y la obra del profesor Antonio Moles Caubet, titulada “Apuntes de Clases (trabajos inéditos)” (s/f). Hay otros estudios nacionales que se citan en la bibliografía de esa primera edición, pero que sólo abordan aspectos concretos de la disciplina y no el programa de la época entero. Es el caso de: “La jurisdicción constitucional en el Derecho Venezolano” del doctor José Guillermo Andueza (tesis de doctorado, Caracas, 1955).


El Manual también contribuyó, desde la época de su aparición y con sus ediciones sucesivas, a la consolidación de la disciplina en nuestro país, a que ésta se hiciera más robusta y con perfiles propios, que la identificaran con otras, vinculadas al Derecho Público. El Derecho Administrativo, al tratar sobre la ordenación jurídica de la Administración pública y sus relaciones con los ciudadanos, es una disciplina muy propia de cada país.

Durante la segunda mitad del siglo XX fue probablemente el Derecho Administrativo, entre las ramas del Derecho venezolano, la disciplina que mayor crecimiento experimentó a nivel normativo, jurisprudencial y doctrinario. El Manual, por su parte, siempre se ocupó de estos aspectos y ofreció a los lectores opiniones, criterios y análisis acordes con cada momento histórico. Ello hizo, que el Derecho Administrativo venezolano adquiriera firmeza y solidez. Pasando a la etimología de la obra, la profesora Hildegard Rondón de Sansó dice que su designación como Manual, “ante todo revela la profunda humildad del autor, y al mismo tiempo,  ello también obedeció a los cambios que fue experimentando el método de enseñanza en las universidades venezolanas: con anterioridad era exegético y luego pasó a ser sistemático.

En cuanto al significado, también es útil el criterio de la profesora Rondón de Sansó, quien advierte que la generación de administrativistas que tuvo que nutrirse de sus doctrinas y sus exposiciones, entendió que había que poner orden a la disciplina, había que apartarse de la copia textual de la doctrina extranjera, había que buscarle un sentido a la interpretación de nuestro propio derecho; (...) A partir del Manual de Lares Martínez ya teníamos un punto de partida para buscar una opinión autorizada en todos los temas de nuestra disciplina”. En la actualidad, el Manual está dividido en cincuenta y cinco capítulos y entre los principales temas que allí se abordan están los siguientes: 

  • Administración pública; 
  • El Derecho Administrativo y su definición; 
  • Fuentes del Derecho Administrativo; 
  • Codificación del Derecho Administrativo; 
  • Actos administrativos, 
  • Principio de legalidad, 
  • Invalidez y extinción de los actos;
  • Servicios públicos; 
  • Policía administrativa; 
  • Actividad administrativa de fomento; 
  • Contratos de la administración, 
  • Contratos administrativos y contratos de interés públicos; 
  • Organización administrativa, 
  • Personalidad de la Administración y órganos del Estado; 
  • Función pública; responsabilidad administrativa; 
  • Órganos con autonomía funcional; 
  • Dominio público; 
  • Procedimientos administrativos; 
  • Procedimientos de expropiación; y
  • Jurisdicción contencioso administrativa. El estudio de todos estos temas se ha hecho siempre con una indeclinable visión nacional, sin descuidar las doctrinas extranjeras y las opiniones sobre aspectos clásicos de la disciplina.


El Manual se desarrolla entero en torno a la realidad venezolana. Su contenido refleja el Derecho Administrativo venezolano entre dos siglos, la segunda mitad del XX y comienzos del XXI. Que siendo la Constitución el principal fundamento de nuestra disciplina, también fue escrito al amparo de dos Constituciones, la de 1961 –vigésima quinta Constitución del país– y 1999 –vigente Constitución–. Que es citado incluso más allá de las fronteras patrias, como ocurre a manera de referencia bibliográfica hispanoamericana, en el magnífico Curso de Derecho Administrativo de los profesores Eduardo García de Enterría y Tomás-Ramón Fernández. Y en fin, que todo el que haya estudiado Derecho en la universidad venezolana, muy probablemente ha seguido sus enseñanzas, en la asignatura de Derecho Administrativo o le ha servido en buena medida de referencia.

El hombre de estado: 

Junto a esa importante carrera académica de Eloy Lares Martínez, está también la actividad profesional, que lo llevó a ocupar importantes destinos públicos. Siguiendo un orden cronológico, se debe decir que el doctor Eloy Lares Martínez fue:


  • Diputado al Congreso Nacional por el Estado Sucre (1945), 
  • Gobernador del Estado Sucre (1958),
  • Vocal de la Corte de Casación Civil, Mercantil y del Trabajo (1959-1964), 
  • Ministro del 26 27 García de Enterría, Eduardo y Fernández, Tomás-Ramón, Curso de Derecho Administrativo, Volumen I, Thomson-Civitas, duodécima edición, Madrid, 2004, p. 20. Revista Electrónica de Derecho Administrativo Venezolano Nº 1/2013 256 Trabajo (1964), 
  • Procurador General de la República (1966-1969), 
  • Consultor Jurídico del Consejo Supremo Electoral (1971-1984), 
  • Conjuez de la Sala Político-Administrativa de la Corte Suprema de Justicia (1979) 
  • Director del Banco Central de Venezuela (1992-1994) 28. Ese intenso periplo público estuvo acompañado de numerosas actividades, siempre con un impecable proceder. 

Casi dos décadas más tarde, en junio de 1964, se celebraba en Ginebra la Asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Para ese momento, el doctor Eloy Lares Martínez se desempeñaba como Ministro del Trabajo, y en tal condición le correspondió asistir y encabezar la delegación nacional. La conferencia fue presidida aquel año por el Embajador de Venezuela ante la mencionada Organización, el doctor Andrés Aguilar, y por su parte, Lares Martínez pronunció el correspondiente discurso ante la Asamblea. Unos tres meses después del regreso del doctor Eloy Lares Martínez, venía al país un ilustre visitante.

En efecto, en septiembre de 1964, el Presidente de Francia, el General Charles de Gaulle, realizaba una gira por diez países de América Latina –Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil- y entre ellos, Venezuela. De Gaulle era respetado y apreciado en el mundo entero por su postura frente a la Alemania nazi, y también, en especial, era admirado por los franceses desde que durante la Segunda Guerra Mundial, el día 22 de junio de 1940, en territorio londinense, lanza su famoso llamado a la libertad, en un discurso radiodifundido: 

“J’invite tous les Français qui veulent rester libres à m’écouter et à me suivre”. 

Lares Martínez, actuando como Ministro del Trabajo, formó parte de la delegación que lo recibió y ofreció en la Cancillería una selecta recepción en su honor. 

Libros homenajes La trayectoria jurídica del profesor Eloy Lares Martínez y su principal obra, el Manual de Derecho Administrativo, han sido honrados hasta la actualidad con dos valiosos libros colectivos. El primero se realizó con motivo de su jubilación administrativa. Fue un tributo que rindiera la Universidad Central de Venezuela, bajo iniciativa y coordinación del profesor Allan Brewer-Carías, para la época director del Instituto de Derecho Público. El libro, publicado en 1984, lleva por título “Libro Homenaje al Profesor Eloy Lares Martínez”. 

El segundo libro fue un homenaje más específico, dirigido al Manual de Derecho Administrativo, al cumplirse cuarenta años de su publicación. Este libro fue editado por la Universidad Monteávila y Editorial Jurídica Venezolana, en 2006, bajo la coordinación de los profesores Enrique Pérez Olivares y José Ignacio Hernández. 

El libro lleva un título muy ilustrativo: “El Derecho Administrativo en los umbrales del siglo XXI. Libro Homenaje al Manual de Derecho Administrativo de Eloy Lares Martínez”, y allí se destaca el carácter formador del Manual y su permanente proceso de evolución. La prensa nacional ha publicado numerosos artículos para elogiar al profesor Eloy Lares Martínez y su obra científica como sincero reconocimiento a este ILUSTRE VENEZOLANO.

El 04 de febrero de 2002 falleció en Caracas Don Eloy Lares Martínez. Quienes rindieron homenaje a este insigne venezolano concuerdan en destacar su rectitud en el obrar y ejercicio de la función pública, su brillante actividad docente e investigadora, y su personalidad cordial.  La inquebrantable vocación docente de Don Eloy Lares Martínez, sumada al ejercicio de cargos en la Administración del Estado, así como en órganos de otra naturaleza, la mayoría de ellos en muy altas esferas, fueron valiosas herramientas académicas y profesionales, a la hora de enseñar y escribir. 

En las nuevas generaciones de administrativistas queda el compromiso por difundir más aún su obra, y asimismo el reto por interpretar las transformaciones que ha venido experimentando la disciplina, en virtud de la posición del Estado, los ciudadanos y sus relaciones, en pleno siglo XXI.fuente:IMA.COM.VE/publicaciones/acervo.

              !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

























Comentarios

  1. MUY INTERESANTE INVESTIGACION, SOBRE UN VENEZOLANO INSIGNE.
    INDIVIDUOS COMO ÉSTE GENERAN UN TORBELLINO DE NOSTALGIA, UNA VENEZUELA QUE DEFINITIVAMENTE NO VOLVERÁ Y QUE SE HA LLEVADO A SU PASO PERSONAJES SOBRESALIENTES.

    ResponderEliminar
  2. MUY INTERESANTE INVESTIGACION, SOBRE UN VENEZOLANO INSIGNE.
    INDIVIDUOS COMO ÉSTE GENERAN UN TORBELLINO DE NOSTALGIA, UNA VENEZUELA QUE DEFINITIVAMENTE NO VOLVERÁ Y QUE SE HA LLEVADO A SU PASO PERSONAJES SOBRESALIENTES.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.