LEONARDO RUÍZ PINEDA.POLÍTICO.

LEONARDO RUIZ PINEDA

Leonardo Ruiz Pineda, nació en la población de Rubio, Estado Táchira, el 28 de septiembre de 1916 Caracas, 21 de octubre de 1952.

Fue un abogado y político venezolano, uno de los fundadores del partido Acción Democrática (AD) del cual fue su Secretario General y máximo dirigente de la resistencia clandestina socialdemócrata entre 1949 y 1952, contra la dictadura militar del General de División Marcos Pérez Jiménez. Sus seudónimos eran "Alfredo Crespo", "Haro" y "Alfonso".

Ruiz Pineda estuvo vinculado desde muy joven al quehacer político en su región natal y en la ciudad de Caracas. La tribuna que escogió en su momento para iniciar su participación en la vida pública fue el periodismo: en 1937, en el seno de la Universidad Central de Venezuela en la que cursaba estudios de Derecho, dirige "La Voz del Estudiante", periódico en el que se plasmaban inquietudes e informaciones de la época y que sería clausurado por el gobierno de Eleazar López Contreras.

Su inquietud por el momento político que vivía Venezuela,  lo impulsó a participar, ya no como espectador sino como protagonista, en actividades partidistas. Es así como, siendo aún estudiante universitario, milita en el Partido Democrático Nacional, formando parte del grupo que Rómulo Betancourt llamaría "La Generación Tanque" conjunto de jóvenes dispuestos permanentemente a participar en acciones directas, actos de calle y movilizaciones propagandistas partidistas. En 1940, ya graduado, se desplaza a su estado natal, donde funda el diario "Fronteras", dedicándose  al periodismo, que sería el resto de su vida, uno de sus oficios y a la vez medio de divulgación de su pensamiento y acción política.


Acción Democrática


Es imposible separar la historia de Ruiz Pineda de la historia de Acción Democrática, no por ser él uno de sus fundadores, sino porque su muerte se vincula directamente con su militancia, activismo y dirigencia en ese partido.

En el año 1941 participa en la fundación de la agrupación de esta organización socialdemócrata a nivel nacional y, de especial manera, se dedica a la organización partidista en su estado natal, de la dirección regional, de la captación de militantes y de la difusión de las ideas y postulados de la agrupación. Su trabajo sería reconocido a nivel nacional, y lo llevaría a ocupar importantes labores de gobierno, luego del golpe de Estado que derrocó al gobierno de Isaías Medina Angarita el 18 de octubre de 1945. Ese año es nombrado Secretario General de la Junta de Gobierno que presidía el líder de AD, Rómulo Betancourt. Entre 1945 y 1948, ocuparía el cargo de Presidente del Estado Táchira y Ministro de Comunicaciones.

Prisión, clandestinidad y muerte

Por el hecho de ser un alto dirigente partidista y gubernamental en ese momento, al materializarse el derrocamiento de Rómulo Gallegos, el 24 de noviembre de 1948, es hecho preso por un período cercano a los 6 meses. Compartió cárcel con muchos dirigentes de su partido y dirigentes comunistas, teniendo que mantenerse al margen de toda actividad política durante ese período. Al ser excarcelado, se reincorpora a las actividades políticas en un panorama completamente distinto: la represión y el castigo a la disidencia eran ahora la norma.

AD se encontraba ilegal y sus principales dirigentes en la cárcel o en el exilio.  Al ser capturado por el gobierno militar, el Dr. Luis Augusto Dubuc, Secretario General del partido, es elegido por los dirigentes para  encargarse de la organización de la resistencia y de las labores clandestinas. Siempre se caracterizó por ser un defensor de las labores conspirativas, entrando en contacto con elementos dentro de las Fuerzas Armadas que estuviesen dispuestos a actuar en contra del gobierno militar que se mantenía en el poder. Además, se inclinó a la denuncia del régimen a través de la investigación y la denuncia de violaciones a los derechos humanos y de la corrupción administrativa del régimen. Esta labor se vio coronada con la publicación del "Libro Negro de la Dictadura", de cuya edición y confección se encargó personalmente.


En el año 1952 se endurecen las condiciones para el ejercicio de labores políticas clandestinas, aumenta la represión y aumenta el número de presos políticos. Luego del asesinato del Coronel Carlos Delgado Chalbaud, presidente de la Junta Militar, el nuevo Presidente Coronel Marcos Pérez Jiménez  por medio de una Asamblea Constituyente se dispuso a legitimarse, y  para cuyos comicios, las elecciones fueron pautadas para el 30 de noviembre de 1952. Acción Democrática llamó a la abstención y promovía actividades conspirativas y de calle para evitar la asistencia y la consumación del evento electoral.

En esa labor sería sorprendido Ruiz Pineda el 21 de octubre de 1952: al dirigirse a una reunión con otros dirigentes, es interceptado por miembros de la Dirección de Seguridad Nacional, policía del régimen, produciéndose un confuso incidente donde resulta muerto (se presume) producto del fuego cruzado originado en la balacera entre sus acompañantes y los policías.


Otra versión de su muerte es que según algunos relatos (entre ellos la entrevista realizada a Pedro Estrada por Agustín Blanco Muñoz) la reunión era entre Ruiz Pineda y la Seguridad Nacional para informarle que su propio partido lo quería muerto debido a la popularidad que había alcanzado en la clandestinidad. Esta popularidad provocaba recelo entre miembros de Acción Democrática que se encontraban en el exterior entre ellos Rómulo Betancourt. Durante el encuentro se provoca un enfrentamiento armado (debido a que ambos bandos estaban fuertemente armados) en el cual Leonardo Ruiz Pineda resulta muerto.


Su muerte y las condiciones de la misma han sido motivo de discusión por muchos años, por estar relacionada a delaciones, espionaje y presuntas traiciones. De hecho, algunos han llegado a asegurar que su muerte se produjo por disparos provenientes de sus compañeros, sin que esta versión difundida por el propio gobierno de Pérez Jiménez, haya podido comprobarse nunca.

Lo que sí es cierto, es que después de su muerte nada sería igual para su partido, este perdió a uno de sus líderes más comprometidos para el momento. Su asesinato levantó protestas de presos políticos y dirigentes de todas las tendencias opuestas al régimen, y fue motivo de desaliento en las filas de AD, que pasaría a ser dirigida desde la Secretaría General, por Alberto Carnevalli. fuente: wikipedia.

              ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!



Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.