JOSÈ RAFAEL POCATERRA*****

                                                   JOSÈ RAFAEL POCATERRA



   José Rafael Pocaterra (1890-1955). La importancia de su nombre en la historia de NUESTRA narrativa es excepcional, por sus obras mismas, y por la tarea de divulgación que....SE llevaría a cabo en 1922, con su revista por entregas La lectura semanal.

   Luchador infatigable contra las dictaduras de Castro y Gómez, se inicia en la narrativa con la novela Política feminista (1913), reimpresa después con el título de El doctor Bebé. Es, por su ámbito, novela urbana, pero el eje ya no es Caracas, sino la Valencia de la dictadura de Cipriano Castro.

Al igual, que Rómulo Gallegos y Teresa de la Parra destacó como uno de los mejores novelistas venezolanos de las primeras décadas del siglo XX, periodo literariamente dominado por la narrativa realista y naturalista. También, cronista y poeta,  es considerado, además, un gran maestro del relato breve.

En 1907 fue encarcelado por su colaboración en el periódico opositor Caín; a su salida de la cárcel aceptó varios cargos públicos. 1910. Trasladado a Maracaibo en 1914, llegó a ejercer la Presidencia de la Cámara de Diputados de la Asamblea Legislativa del Estado Zulia, fundó la revista Caracteres y publicó su tercera novela, Tierra del sol amada (1917).

 De regreso a Caracas e involucrado en una conspiración contra Juan Vicente Gómez, fue encarcelado en la temible cárcel La Rotunda de 1919 a 1922. Allí escribió una de sus dos obras fundamentales: Memorias de un venezolano de la decadencia (1927), la mejor crónica escrita en su país sobre los sucesos trágicos del caudillismo de Cipriano Castro y Juan Vicente Gómez

 También, en la cárcel escribió la novela La casa de los Ávila (1946), y varios de los relatos que integran su otra obra maestra: los Cuentos grotescos. Algunos de éstos han logrado la condición de emblemáticos de aspectos y circunstancias de la vida de los venezolanos. Así, "Panchito Mande fuá" resume los rasgos del niño de la calle.

  Exiliado voluntariamente, a su salida de la cárcel, colaboró desde Nueva York con El Heraldo de Cuba. Un año después se instaló en Montreal, como empleado de una compañía de seguros. Participó en la fallida expedición revolucionaria del Falque, dirigida por el general Román Delgado Chalbaud en 1929. Regresó a Venezuela en 1938, y asumió los cargos de ministro de Trabajo y Comunicaciones, ministro plenipotenciario en Gran Bretaña y embajador en Moscú, siendo él quien inauguró las relaciones diplomáticas entre Venezuela y la Unión Soviética.

  Todavía fue embajador de Venezuela en Brasil y en Washington, pero renunció a éste y a cualquier otro cargo público venezolano tras el asesinato de Carlos Delgado Chalbaud, en 1950. Retirado en Canadá, ocupó hasta su muerte la cátedra de literatura hispanoamericana en la Universidad de Montreal. (Biografías y Vidas.)


         !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!








Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

BELÉN DÍAZ-ACTRIZ

AMELIA ROMÁN