ERASMO DE RÓTERDAM

                                                                                             ERASMO DE RÓTERDAM

               Erasmo de Róterdam ​ fue     un filósofo humanistafilólogo y teólogo cristiano neerlandés, considerado como uno de los más grandes eruditos del Renacimiento nórdico.(en neerlandésDesiderius Erasmus van Rotterdam; en  Desiderius Erasmus Roterodamus; nace en Rotterdam, el 28 de octubre del año 1466​- muere en Basilea, el 12 de julio de 1536, también conocido en español como Erasmo de Rotterdam. 


           Erasmo como sacerdote católico, fue una figura importante en la erudición clásica, que escribió nuevas ediciones latinas y griegas del Nuevo Testamento que plantearon cuestiones que serían influyentes en la Reforma protestante y la Contrarreforma. 

       Vivió en el contexto de la creciente reforma religiosa europea. Si bien criticó los abusos dentro de la Iglesia Católica y pidió una reforma, no obstante, se mantuvo alejado de Lutero, Enrique VIII y Juan Calvino y continuó reconociendo la autoridad del Papa.

     Su obra, mucho más amplia y compleja, sigue siendo conocido principalmente hoy por su obra Elogio a la locura (1511) y en menor medida, por su Adages (1500), una antología de más de cuatro mil citas griegas y latinas, Coloquios (1522), una colección de ensayos didácticos de temática variada, y De libero arbitrio diatribe sive collatio (1524), una respuesta a las enseñanzas sobre el libre albedrío de Lutero.

   Constancia oficial de su año de nacimiento:  se sabe que nació la madrugada del 28 de octubre.​ En su estatua en Róterdam, figura el año de nacimiento 1467, pero tras las investigaciones realizadas por Harry Vredeveld en 1993, hoy en día se considera a 1466 como el año más aceptable.​ 

   Fue hijo bastardo de Gerard, un sacerdote de Gouda, y su sirvienta Margaretha Rogerius (Rutgers), algo que narró Charles Reade en su famosa novela histórica El claustro y el hogar (1861). A los nueve años fue enviado a la escuela de Deventer de los Hermanos de la Vida Común, donde tuvo sus primeros contactos con el movimiento espiritual de la devotio moderna​ y aprendió latín y algo de griego con los revolucionarios métodos educativos de su director y maestro, el humanista Alexander Hegius von Heek.

    Con dieciocho años de edad entró en el monasterio de Emaús de Steyn (cerca de Gouda) de los Canónigos Regulares de San Agustín, monasterio que participaba igualmente de la espiritualidad de la devotio moderna

   En 1488 hizo la profesión religiosa y cuatro años después fue ordenado sacerdote. Poco después de su ordenación, obtuvo de sus superiores el permiso para trabajar como secretario del obispo de CambraiEnrique de Bergen, quien le dio una beca, hacia 1495, para estudiar teología en la Universidad de ParísPosiblemente en esta etapa se encuentren los comienzos del pensamiento humanista de Erasmo, que convirtieron al joven en un pensador libre y profesor de ideas independientes.

     Erasmo escribió sus Adagios, que son más de 690 refranes y moralejas de las tradiciones de las antiguas Grecia y Roma, junto con comentarios sobre su origen y su significado. Algunos de ellos se siguen utilizando en el día de hoy. Trabajó en los Adagios durante el resto de su vida, hasta tal punto que la colección había crecido y ya contenía 3400 en 1521, siendo 4500 en el momento de su muerte. El libro se vendió con éxito y llegó a contar con más de 60 ediciones.

   Empezó a dictar una cátedra como profesor titular de teología en la Universidad de Cambridge en Inglaterra, durante el reinado de Enrique VIII, donde hizo amistades que le duraron toda la vida: el ya citado John Colet, Tomás Moro, Thomas Linacre y John Fisher, «hombres de un gran humanismo cristiano y una teología fundada en la Biblia y en los padres de la Iglesia».​ Entre 1506 y 1509 vivió en Italia, la mayor parte del tiempo trabajando en una imprenta. En 1506 recibió el título de doctor en teología.​ 

                     La lucha contra la disciplina y las instituciones

  •     No sabemos, cuál de las tres instituciones educativas en las que estuvo internado Erasmo fue la causante del profundo rechazo que sintió toda su vida hacia el autoritarismo que impedía pensar libremente.[cita requerida] 
  • Pudo ser: la escuela primaria (de los 8 a los 13 años), el convento agustino (de los 16 a los 22) o la Universidad de París (a mediados de la década de 1490), cuando tenía más de 24 años.

           Nunca dejó de luchar contra la cárcel espiritual que él observaba en todas partes, en todas las instituciones educativas, intelectuales, políticas y sociales de su época. Esto le acarrearía numerosos problemas a lo largo de su carrera.

              Al regresar a Inglaterra hacia 1509, Erasmo escribió una de sus obras más famosas, Elogio de la locura que en poco tiempo alcanzó siete ediciones.

            

                                             Erasmo y Martín Lutero

      Erasmo no conoció personalmente a Martín Lutero, ni se adhirió a la Reforma protestante;​ sin embargo, Lutero dijo en muchas ocasiones que una de sus fuentes de inspiración era la traducción que Erasmo había hecho del Nuevo Testamento; esa traducción había llamado de inmediato la atención del gran reformador y la analizó detalladamente hasta el final de su vida. El amor de Lutero por esta versión desató una catarata de traducciones, que por primera vez puso al Nuevo Testamento al alcance de la gente que no sabía leer el latín.

      En 1522, seis años después de la publicación de Erasmo, Lutero tradujo la Biblia por primera vez al alemán. A su vez, la versión alemana de Lutero fue la base de la primera traducción de William Tyndale al inglés en 1526.​

         Los seguidores de Martín Lutero se propagaron por toda Europa un año después de la publicación del Nuevo Testamento en griego de Erasmo de Róterdam, lo que puso al traductor en una difícil situación de exposición pública. Lutero clamó a los cuatro vientos que el trabajo de Erasmo le había ayudado a ver la verdad, por lo que la mirada de la Iglesia comenzó a caer sobre Erasmo, que supuestamente había dado el paso inicial de la Reforma que terminaría por dividir al cristianismo. 

     Esta situación no fue fácil para Erasmo, siendo como era su carácter y la poca simpatía que sentía por la Iglesia y por el Papa. El conflicto entre la Iglesia y los luteranos se hizo evidente para todo el mundo, y ambos bandos exigieron de inmediato, a quienes no habían tomado partido, que eligiesen un bando. Lo que ni Lutero ni el Papa comprendían era que, en la mentalidad individualista del sabio, ponerse del lado de católicos o de protestantes le resultaba igualmente repugnante.

El conflicto religioso

A través de toda su vida, Erasmo había sido consecuente en sus críticas a los poderes establecidos y a los abusos que los malos religiosos hacían de ellos, y tuvo  que  decir públicamente que sus ataques jamás se habían dirigido contra la Iglesia como institución ni menos contra Dios como fuente de inteligencia y justicia, sino sólo a los malos obispos y frailes que ganaban dinero vendiendo el paraíso y cometían otros delitos religiosos como la simonía.

   Erasmo pudo salirse con la suya y le creyeron, principalmente porque su trabajo con la Biblia confirmaba su fe y su enorme difusión pública lo había convertido en un personaje querido y admirado por católicos y protestantes por igual. Sin embargo, Erasmo estaba de acuerdo con algunas ideas de Lutero, especialmente en las críticas sobre el modo de administrar la Iglesia. El reformador alemán, por su parte, siempre defendió las ideas de Erasmo argumentando que eran el resultado de un trabajo limpio y de una mente superior.

Martín Lutero empezó pronto a presionar a Erasmo para que se presentara como la cara visible de los reformistas, a lo que el holandés se negó completamente. Por su parte, el papado también presionaba a Erasmo para que escribiera contra los protestantes.​ La negativa de trabajar para uno u otro bando fue interpretada por ambos como cobardía y deslealtad. La Iglesia lo acusó con una frase célebre: "Usted puso el huevo y Lutero lo empolló", a lo que el teólogo respondió con la no menos conocida ironía: "Sí, pero yo esperaba un pollo de otra clase".

                                     La discusión doctrinal

    Sin que lo quisiera, el apoyo de Erasmo al desarrollo del Luteranismo tuvo en la religión un efecto contrario al que él deseaba. Al revivir los ideales del santo fundador de la orden de los agustinos, el protestantismo daba un gran impulso al interés y compromiso personal de los fieles en la religión.

    Pero Erasmo siempre había luchado por cambiar los abusos que los monjes, eclesiásticos y príncipes hacían de las ideas cristianas, pero no las ideas mismas. Él afirmaba que la reforma podía hacerse perfectamente sin recurrir a cambios doctrinales. Sólo dos veces en su vida permitió que se lo involucrara en polémicas sobre asuntos de doctrina, ya que las consideraba ajenas a la verdadera tarea de su vida. 

   Uno de los temas que trató con gran profundidad fue el de la libertad, el cual era más próximo a las ideas de la reforma de Lutero que al rigorismo característico de la espiritualidad católica del tiempo.​ En 1524, Erasmo reconoce y ataca las exageraciones de Lutero acerca de la libertad humana en el texto De libero arbitrio diatribe [Discusión sobre el libre albedrío].

Con el ansia de verdad científica que guiaba su obra y el deseo de pacificar los bandos, Erasmo analiza los argumentos contrarios de los católicos y termina concluyendo que ambas posturas contienen partes de verdad. Erasmo afirma que, en verdad, el hombre nace atado al pecado, pero que también dispone de las formas adecuadas para solicitar a Dios que le permita desatarse y depende del pecador saberlas aprovechar. A esta obra De libero arbitrio diatribe [Discusión sobre el libre albedrío] Martín Lutero respondió con otro libro titulado De servo arbitrio [De la libertad esclava]; y Erasmo a su vez respondió con su obra en dos volúmenes titulada Hyperaspistes.

                                             Los últimos años

    Erasmo pasó los últimos años de su vida acosado por católicos y reformadores. Fueron tiempos amargos por las duras disputas con hombres a los que Erasmo había querido y respetado en el pasado, pero que no le perdonaron el hecho de que no hubiese querido tomar partido, e intentaban desprestigiar en su ancianidad.

    La disputa verbal más notable fue la que sostuvo con Ulrich von Hutten, un estudioso brillante pero de carácter inestable, que se había volcado al luteranismo con toda la fuerza de su corazón. Hutten dijo que "Erasmo, si le queda algo de decencia, tiene que hacer lo mismo". En su libro "Spongia adversus adspergines Hutteni" de 1523 acusa a Hutten de haberlo malinterpretado acerca de su apoyo a la Reforma y reafirma su férrea determinación de no tomar partido en la disputa, cualesquiera que fuesen los argumentos que las partes en pugna intentaran utilizar para convencerlo.

     Estableció su residencia en la ciudad imperial de Friburgo de Brisgovia, donde continuó con su actividad literaria,​ llegando a concluir la obra más importante de este período: el Eclesiásticoparáfrasis del libro bíblico del mismo nombre, donde el autor afirma: 

..que la labor de predicar es el único oficio verdaderamente importante de la fe católica

 La última obra del pensador, titulada Preparación para la muerte, asegura que haber llevado una vida íntegra, proba y honesta es la única condición para alcanzar una "muerte feliz".

    El papa Paulo III le concedió en 1534 una renta en el priorato de Deventer, por ello decidió regresar a su patria con la intención de pasar allí los últimos años de su vida. Sin embargo, por motivos laborales —Johann Froben seguía publicando sus obras— se desplazó una vez más a Basilea en 1535 poco después de la publicación del libro del Eclesiástico, pero por causa de un fuerte mal de gota, que no le permitió emprender el viaje, se vio obligado a quedarse en la ciudad.​

   Murió en Basilea en la noche del 11 al 12 de julio de 1536.​ Gozaba de bastante respeto entre las comunidades protestantes y por eso, pese a ser un sacerdote católico, fue enterrado en la catedral de Basilea. Parte de su legado se expone en el Museo de Historia de Basilea.

   El lema de toda su vida fue[cita requerida]:

«Cuando tengo un poco de dinero, me compro libros. Si sobra algo, me compro ropa y comida.»

Pensamiento

                                  Reforma de la vida cristiana

    Erasmo quería utilizar su formación universitaria y su capacidad para transmitir ideas, para aclarar las doctrinas católicas y hacer que la Iglesia permitiera más libertad de pensamiento. Pero estos objetivos no eran compartidos por muchos obispos del siglo XVI. Es importante tener en cuenta que su "guerra" no era contra los dogmas de la Iglesia, sino contra la vida moral y las prácticas piadosas externas de las personas, muchas veces incoherentes, en especial de los eclesiásticos.​

   Para Erasmo la vida consagrada no añade nada al cristiano, no representa un grado de vida superior, porque no es el lugar (monasterio o convento) el que cambia la condición del hombre, sino la condición de bautizados.​

Reforma de la teología

    Para el humanista de Rotterdam, la finalidad de la teología es descubrir a Cristo, de ahí su lucha contra la escolástica basada, según él, en «discusiones vacías que no contribuyen en nada a la conversión del hombre». Por eso el evangelio debe ser accesible a todas las personas y en todas las lenguas, con la razón de ayudar a los cristianos a volver a una religión interior, centrada en la imitación de Cristo.​

Legado

Entre las principales obras de Erasmo de Róterdam, sin ser una lista exhaustiva, se encuentran las siguientes:

  • Adagios (primera edición en 1500; edición corregida y aumentada por el autor en 1508, 1518, 1520, 1523, 1526, 1528, 1533 y 1536)
  • Enchiridion militiis christiani (Manual del caballero cristiano) (1503)
  • De ratione studii (Sobre el método de estudio) (1511)
  • Encomium moriae seu laus stultitiae (Elogio de la locura) (1511)
  • Institutio principis christiani (Educación del príncipe cristiano) (1516) dedicada a Carlos V
  • Novum Instrumentum (Nuevo Testamento en griego -llamado Textus Receptus- y su traducción al latín) (1516) [1]
  • Paráfrasis del Nuevo Testamento (1516)
  • Colloquia (1517), edición no autorizada. Sucesivas ediciones corregidas y aumentadas por el autor en 1519, 1522, 1526, 1530
  • Spongia adversus aspergines Hutteni (1523)
  • De libero arbitrio diatribe ("Discusión acerca del libre albedrío") (1524) que desencadenó la contestación de Lutero con su "De servo arbitrio"
  • Primer tomo de Hyperaspistes (Superescudo) (1526), réplica al De servo arbitrio de Lutero
  • Segundo tomo de Hyperaspistes (1527)
  • De pueris statim ac liberaliter instituendis (Sobre la enseñanza firme pero amable de los niños) (1528)
  • Ciceronianus, sive de optimo dicendi genere (El Ciceroniano) (1528)
  • Utilissima consultatio de bello turcis inferendo (Utilísima consulta sobre si se ha de hacer la guerra a los turcos) (1530)
  • Ecclesiastes (tratado de predicación) y Praeparatio ad mortem (Preparación para la muerte) (1534) www.wikipedia.org

!HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN