JOSÉ GIL FORTOUL

                                                                              JOSÉ GIL FORTOUL

Nació en Barquisimeto Estado Lara, Estados Unidos de Venezuela el 25 de noviembre de 1861, Estados Unidos de Venezuela, y  murió en la ciudad de Caracas, Estados Unidos de Venezuela, el 15 de junio de 1943. 

Fueron sus padres José Espíritu Santo Gil (conocido también como el Pelón Gil) y Adelaida Fortoul Sánchez. De infante fue llevado por sus padres a la ciudad del Tocuyo, donde transcurrieron sus primeros años y su adolescencia. En dicha ciudad cursó estudios en el colegio La Concordia, el cual era dirigido por el profesor Egidio Montesinos.

José Gil Fortoul desempeñó diversas funciones como abogado, escritor, sociólogo e historiador, destacando además por su defensa y justificación del régimen de Juan Vicente Gómez, actividad que compartió con personajes como César Zumeta, Pedro Manuel Arcaya y Laureano Vallenilla Lanz.  

En el Colegio La Concordia obtuvo el 02 de julio de 1880, el título de bachiller en filosofía. Luego, viajó a Caracas para realizar estudios de derecho en la Universidad Central de Venezuela donde recibió el doctorado en ciencias políticas en 1885. Durante el tiempo que estudió derecho, Gil Fortoul asistió bajo la dirección de Adolfo Ernst a clases de historia natural y colaboró con el diario La Opinión en cuyas columnas sostuvo polémicas ideológicas con algunos compañeros de juventud y con autoridades eclesiásticas, en especial con el entonces presbítero Juan Bautista Castro. Debido a la formación que recibió durante esos años, por sus opiniones y escritos fue desde entonces identificado como uno de los principales voceros del positivismo en Venezuela.

En 1886 fue nombrado cónsul de Venezuela en Burdeos (Francia), dando con esto inicio su primera estadía en Europa, la cual duró 10 años(1886-1896). La primera etapa de ese tiempo europeo de Gil Fortoul transcurrió en Burdeos y luego en Hamburgo hasta 1890. Por este tiempo publicó "Recuerdos de París (1887)" y "Filosofía Constitucional (1890)". Entre 1890 y 1892 se desempeñó como Cónsul de Venezuela en Liverpool, publicando en ese período los libros "Filosofía penal" y "El Humo de mi pipa", e inició su colaboración con El Cojo ilustrado. En 1892 pasó a París como secretario de la Legación venezolana. Publicó un trabajo sobre La esgrima moderna, así como su primera novela "¿Idilio?". Dos años después se ocupó, como encargado de negocios en Berna, de la representación venezolana en Suiza y comienza la publicación de sus "Cartas a Pascual".

Los años de 1897 y 1898 lo encuentran en Caracas. Durante este tiempo escribió en El Cojo Ilustrado y en El Pregonero y dictó conferencias en la Universidad Central de Venezuela sobre temas sociológicos y antropológicos. El 30 de noviembre de 1898, el Gobierno Nacional, por decreto del presidente Ignacio Andrade, le encargó la preparación de una historia de Venezuela destinada a conmemorar el paso del siglo XIX al XX. Gil Fortoul comenzó a desarrollar su texto en Venezuela, pero al poco tiempo decidió trasladarse al exterior para trabajar con más comodidad.

En 1900 regresó a la vida diplomática, primero como Cónsul en Trinidad (1900), luego como representante de Venezuela en la Segunda Conferencia Internacional Panamericana de México (1901) y después a Europa, donde ejerció cargos consulares en Liverpool y París (1902-1905). En 1906 cuando se encontraba en Berlín como encargado de negocios, finalizó el primer tomo de su "Historia Constitucional de Venezuela". En 1907, mientras participó en la Segunda Conferencia de la Paz en La Haya, recibió la orden del presidente Cipriano Castro de retirarse de dicho evento junto con el resto de la delegación venezolana. El motivo de dicha decisión por parte de Castro, se debía a que éste se oponía a una proposición de la delegación norteamericana relativa al cobro de deudas y reclamaciones por parte de súbditos de un Estado con otro Estado.

Por su parte Gil Fortoul en su rol diplomático, intentó convencer a Castro que abandonar la conferencia sería un error, lo que fue interpretado por la prensa caraqueña como una "insubordinación" a las órdenes del presidente, lo que derivó en que, a su regreso a Berlín, a fines de 1908, fuera destituido. Caído en desgracia ante Cipriano Castro, Gil Fortoul planeó viajar a Argentina para dedicarse a actividades culturales, no obstante, el Gobierno de Juan Vicente Gómez surgido a raíz del golpe de Estado del diciembre de 1908, lo reintegró al cargo de ministro plenipotenciario en Berlín. En 1909 publicó el segundo tomo de su "Historia Constitucional" y preparó su regreso a Venezuela que ocurrió en 1910.

Magistrado y presidente interino

A su regreso a Venezuela, Gil Fortoul se incorporó al Congreso Nacional como senador (1910-1911 y 1914-1916), destacando además por desarrollar iniciativas destinadas a la reformación de la legislación civil sobre los derechos de la mujer y el niño, la modificación del régimen matrimonial, la adopción con normas para la emisión de cédulas hipotecarias y para la regulación de los contratos de trabajo. 

En 1913 Gil Fortoul se encargó de la presidencia de la República, debido a que la Constitución vigente, establecía que al separarse de su cargo el presidente de la República, Juan Vicente Gómez, por estar al frente del Ejército Nacional con motivo de una supuesta invasión de fuerzas castristas, le correspondía al presidente del Consejo de Gobierno, cargo que entonces desempeñaba Gil Fortoul, ejercer la primera magistratura. 

Miembro fundador de la Academia de Ciencias Políticas (1915), presidente de la Sociedad de Derecho Internacional (1915), Gil Fortoul representó a Venezuela como plenipotenciario ante el Consejo Federal Suizo, en la tramitación del laudo que debía resolver el problema limítrofe pendiente entre Venezuela y Colombia (1916-1924). 

En esta negociación Gil Fortoul expuso la tesis de obtener un arreglo de la frontera en la Guajira que diera a Venezuela el control total del golfo de Venezuela, a cambio de permitirle a Colombia la libre navegación por los ríos venezolanos, proposición que sin embargo no fue aceptada por la Cancillería venezolana

De nuevo en el país, fue elegido Individuo de número de la Academia Nacional de la Historia. En 1931 fue nombrado director de El Nuevo Diario y en 1933, fue enviado a México, como ministro plenipotenciario para la reanudación de las relaciones diplomáticas, interrumpidas desde 1923. 

Falleció en 1943, cuando preparaba el tercer tomo de su "Historia Constitucional de Venezuela". Fuente:wikipedia.org

                 ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!



Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.