CONDOLEEZZA RICE ( PARTE I)


CONDOLEEZZA RICE


                                      


Condoleezza Rice es la hija única del matrimonio formado por el reverendo presbiteriano y propietario algodonero John Wesley Rice y la profesora de música Angelena Rice, quien inculcó en su retoño unas tempranas aficiones artísticas. Los Rice eran una familia acomodada de Birmingham, Alabama, estado sureño conocido por el ultra conservadurismo de su población blanca y los agudos conflictos que allí produjeron las disposiciones federales para terminar con la exclusión social de la población de color. 


De Birmingham eran también los Johnson, una familia de la reducida burguesía negra local: una de sus miembros, Alma Johnson, se convirtió en la esposa de quien décadas más tarde sería el predecesor de Rice en las oficinas del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) y la Secretaría de Estado, Colin Powell, como ella, un afroamericano, aunque en su caso hijo de inmigrantes jamaicanos de clase media-baja radicados en Nueva York. 

Rice, creció y se educó, en Alabama durante los años en que el movimiento de los derechos civiles, gracias al decisivo impulso legal de la Administración demócrata de Lyndon Johnson, empezó a cosechar frutos para los de su raza, después de una espiral de agresiones provocada por el Ku Klux Klan, violencias de las que ella fue testigo presencial.

Mientras su padre desempeñaba las funciones de asistente de decanato y conferenciante de historia, la joven, que aún no había cumplido los 16, se vinculó al campus universitario para recibir clases de música en la Lamont School of Music, a la vez que se aficionaba al patinaje sobre hielo y completaba su enseñanza secundaria en la St. Mary's Academy de Englewood. Lo cierto era que tenía dotes para el piano y su ambición era convertirse en instrumentista de orquesta. 

Sin embargo, sus inclinaciones cambiaron radicalmente cuando asistió a un curso sobre política internacional impartido por Josef Korbel, un refugiado checoslovaco nacionalizado estadounidense que era  el padre de Madeleine Albright, futura –y primera mujer- secretaria de Estado, entre 1997 y 2001.

El magisterio de Korbel, un académico anticomunista experto en la Rusia de Stalin, fascinó a Rice, que descubrió el mundo de las Relaciones Internacionales y halló como aspecto más sugestivo todo lo relativo con la Unión Soviética, aunque sólo como objeto de investigación politológica, toda vez que ella, procedía de una familia de ley y orden, clásica mente conservadora.

Si bien su padre estuvo afiliado al Partido Republicano, Rice,  por entonces, estaba vinculada al Partido Demócrata, aunque no cabe duda de que sus simpatías se dirigían a su ala conservadora. El ferviente patriotismo estadounidense de Korbel, que defendía    a capa y espada la política exterior de su país de adopción, fue una influencia importante que ayudó a perfilar el derechismo, si bien moderado todavía, de quien era una de sus discípulos más entregados. 

Animada por su mentor, Rice se matriculó en la Graduate School of International Studies (GSIS), un centro de la Universidad de Denver fundado por el propio Korbel. La decisión levantó mucha perplejidad en su entorno familiar y en la propia universidad, ya que se trataba de una disciplina prácticamente exclusiva de hombres y, además, blancos. En 1974, a los 19 años de edad, Rice aprobó el bachillerato cum laude en Ciencia Política y al año siguiente ya tenía terminada la licenciatura por la Universidad Notre Dame de IndianaA continuación, regresó a Denver para profundizar en su especialidad académica.

En 1977, mientras obtenía el doctorado en su alma máter, Rice inició prácticas profesionales en la Oficina de Asuntos Educativos y Culturales del Departamento de Estado, a cuyo frente acababa de ser reemplazado el republicano Henry Kissinger por el demócrata Cyrus Vance, el jefe de la diplomacia de la nueva Administración de Jimmy Carter. En 1980 trabajó para Rand Corporation, una organización privada sin fines de lucro dedicada a la consultoría de análisis en múltiples áreas de los ámbitos público y privado. 

En 1981, el año del regreso de los republicanos al poder en Washington de la mano de Ronald Reagan, Rice obtuvo el doctorado por la GSIS y acto seguido se marchó a la californiana Universidad de Stanford para disfrutar de una beca de investigación en el afamado Center for International Security and Arms Control (CISAC). Transcurridos unos meses en su condición de becaria, fue seleccionada para cubrir una plaza de profesora asociada con arreglo a un programa de affirmative action, o discriminación positiva, que reservaba determinados puestos académicos a personas de color. Por otra parte, en 1982, decepcionada con la pasividad de Carter frente al órdago soviético en Afganistán, abandonó el Partido Demócrata y se hizo miembro del Partido Republicano. 
La brillantez lectiva e investigadora de Rice, ávida lectora de Tolstoi y Dostoyevski que quería penetrar en la psique del pueblo ruso y sus dirigentes, no tardó en merecer el reconocimiento de su comunidad y en llamar la atención más allá de las aulas. En 1984 fue galardonada con el Premio Walter J. Gores a la Excelencia Docente y la Universidad de Princeton le publicó el estudio The Soviet Union and the Czechoslovak Army, 1948-1983: Uncertain Allegiance, un sesudo análisis de las opacas relaciones internas en la Organización del Tratado de Varsovia (OTV). 



En 1985 ya era adjunta a los co directores del CISAC, John Lewis y Sidney Drell, éste un crítico del desmesurado –y jamás realizado- programa anti misiles balísticos basado en el espacio exterior, la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI), vulgarmente conocida como la Guerra de las Galaxias, que gozaba de la defensa entusiasta de Reagan. Asimismo, daba conferencias sobre su especialidad dentro de un programa de colaboración entre las universidades de Stanford y Berkeley. En 1986, con el sello editorial de Stanford y en coautoría con Alexander Dallin, reputado sovietólogo y director del Center for Russian and East European Studies (CREES) de la Universidad, Rice publicó el libro The Gorbachev Era, que fue visto como un ambicioso intento de interpret novísima perestroika gorbachoviana y de diagnosticar con precisión la encrucijada histórica en que se encontraba la URSS. 

En 1986, Rice fue becada por el Council on Foreign Relations (CFR), poderoso y muy influyente think tank que, entre otras muchas actividades, financiaba el trabajo de numerosos kremlinologo enfrascados en averiguar las intenciones de los dirigentes soviéticos en estos años de transición de la Guerra Fría a la posguerra fría (análisis que no pocas veces destilaban un profundo recelo o un sesgo ideológico, diciendo a los jerifaltes de la línea dura bien asentados en la Casa Blanca lo que querían oír). En añadidura, fue contratada para prestar asesoría durante un año al director de la Junta de Jefes de Estado Mayor, o Estado Mayor Conjunto, de las Fuerzas Armadas, entonces comandada por el general William Crowe. En 1987 apareció su tercer libro, The Party, the Military, and Decision Authority in the Soviet Union


CONTINÚA PARTE II















Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.