ALFREDO KRAUS


ALFREDO KRAUS

ALFREDO KRAUS :: Tenor español del Siglo XX. 1927-1999

LAS PALMAS, GRAN CANARIA, ESPAÑA, 2 DE NOVIEMBRE DE 1927
MADRID, ESPAÑA, 10 DE SEPTIEMBRE DE 1999


Himno Nacional de España
Real Decreto 1543
3 octubre de 1997
Autógrafo de Alfredo Kraus
Bandera del Reino de España


La noticia del fallecimiento de Alfredo Kraus no es, por esperada, menos dramática para el mundo del teatro lírico y para la música en general. En los medios de comunicación del mundo entero, las más diversas personalidades, han rivalizado en celebrar los méritos del gran tenor español. Y se han recordado las fechas más importantes de su carrera, las representaciones más significativas, sus grandes momentos artísticos.

Personalmente, quisiera sumarme a estos homenajes, pero de un modo muy distinto; de una manera más íntima y afectiva. Porque he seguido la carrera del gran cantante, con admiración creciente, desde los comienzos hasta el final de sus días.

Mi primera noticia de la existencia del tenor, Alfredo Kraus fue una inolvidable representación de Doña Francisquita, en el Teatro de la Zarzuela de Madrid. Y casi inmediatamente en La Coruña, unos meses después, en la Plaza de María Pita. Era el año 1956. El tenor tenía por consiguiente veintinueve años (y yo, diecisiete). Antonio Fernández Cid realizó una crítica excepcional en el diario "ABC", tanto para la puesta en escena de Tamayo como para la base orquestal y el conjunto de las voces, entre las que destacaba la de un joven tenor, Alfredo Kraus, a quien dedicaba extraordinarios elogios y auguraba una brillante carrera. 
Con ello demostraba una vez más el prestigioso crítico gallego su extraordinaria intuición musical.

Recuerdo igualmente el entusiasmo de mi padre, tanto por ver dignificada de aquel modo la zarzuela como por escuchar a un tenor con la voz perfectamente trabajada y 
cantando con el más irreprochable estilo belcantista. Era la misma línea de elegancia y buen gusto en la que él mismo , y otros muchos miembros de la familia habíamos educado la voz: en la Escuela de Canto de Bibiana Pérez, la célebre "Perecita", una de las más grandes sopranos líricas que pasaron por el Teatro Real, y que se estableció en La Coruña tras casarse con el tenor Varela. Por aquella Escuela de Canto, que después del fallecimiento de Bibiana continuó su hija, Carmen, pasaron muchos coruñeses que aprendieron la técnica vocal en las más puras fuentes del belcantismo.

Ello explica, porqué el público de La Coruña era -y es- tan entendido en el arte del Canto y porqué, desde el primer momento que lo escuchó, adoptó a Kraus como su cantante favorito.
Hay una anécdota de los años sesenta que revela esta especialísima relación de la ciudad con el cantante. En cierta oportunidad, estando, como era habitual, el secretario de Amigos de la Ópera, Luis Iglesias de Souza, en las taquillas del Teatro Colón, unos aficionados solicitaron localidades de esta sorprendente manera: "Deme dos para Kraus". Luis Iglesias les preguntó para qué ópera las querían (ya que cuando el cantante participaba en la temporada de ópera coruñesa solía intervenir en más de una representación), a lo que los aficionados contestaron que les daba exactamente igual siempre que cantase el gran tenor español.

Es verdad que esta inmediata identificación de la calidad del cantante tuvo algunas excepciones, si no en la ciudad herculina, sí al menos en alguna población de los alrededores. Alfredo Kraus, como muchos jóvenes de la época, participó en uno de aquellos campamentos que organizaban las instituciones oficiales del régimen. Para un muchacho grancanario tenía que ser una oportunidad casi única de conocer Galicia. Así que se vino al campamento de verano de Gandarío, situado en una maravillosa playa de la vecina población de Sada. Como recordaba en una entrevista que yo mismo le hice en París, en 1994, era el primer viaje que realizaba en su vida. Cuando concluyó el tiempo de estancia en el campamento, se celebró un acto de fin de curso con asistencia de las primeras autoridades locales (el alcalde, el párroco, el ayudante de Marina...) Cada uno de los jóvenes hizo gala de sus habilidades y Kraus, naturalmente, cantó. 

...Tras escucharle, uno de aquellos próceres:
(no diré cuál), haciendo alarde de un asombroso don de profecía, comentó con sus vecinos: "Desde luego, este muchacho no se va a ganar la vida con el canto". Kraus recordaba muy bien su estancia en Gandarío, aunque al parecer la anécdota no llegó a sus oídos. Tal vez fue mejor así. Hubiera sido terrible que las premonitorias palabras de aquel integrante de las "fuerzas vivas" sadenses le hubieran descorazonado: el cantante Alfredo Kraus, uno de los grandes tenores del siglo XX, nunca hubiera existido.

Yo escuché la anécdota de labios de Luis Iglesias de Souza, aunque es muy probable que la divulgase José Balboa, quien dirigía el mencionado campamento de Gandarío, como recordaba el propio Kraus en la entrevista de París. Curiosamente, se volvieron a encontrar al cabo de los años: Balboa era miembro del coro que intervenía en la ópera coruñesa: la Coral Polifónica "El Eco".
Sea como fuere, el hecho es que La Coruña puede tener a gala el haber sido una de las primeras ciudades españolas -si no la primera- en confiar responsabilidades protagónicas, dentro de una temporada de ópera, al tenor, Alfredo Kraus. Entre 1959 y 1970, Kraus cantó en cinco festivales un total de diez títulos: Rigoletto

(Dos veces), El barbero de Sevilla, Traviata, Fausto, Pescadores de perlas (dos veces), Puritanos, Elixir de amor y La Favorita. Si exceptuamos las dos óperas de Massenet (Werther y Manon) casi todos los grandes papeles que hicieron de Alfredo Kraus el primer tenor lírico de su generación. No es una manifestación hiperbólica y gratuita; no lo digo yo, lo dice Celletti.

El Duque de Mantua es uno de esos "personajes aristocráticos" que, junto con Almaviva, Alfredo, Des Grieux o Werther, tan bien convenían a la elegancia y presencia escénica de Alfredo Kraus. Así lo afirmaba el mencionado Celletti. Su primer Rigoletto coruñés fue en 1959 (dentro del séptimo festival); con él actuaba su gran amigo y mentor, en sus comienzos, Antonio Campó. Por cierto que este cantante coruñés, que había sido un gran bajo-barítono, había cambiado de cuerda y cantó nada menos que la parte del bufón, tal vez el papel más difícil que puede abordar un barítono. Ocupó el foso el gran director, Franco Patané. Si, como dijo en la mencionada entrevista de París, La Coruña fue para Kraus "como un primer amor", la ciudad le correspondió de inmediato con un enamoramiento a primera vista y definitivo, para siempre. Lo recuerdo, claro está, ¿cómo no recordarlo? Fue inolvidable. En especial, la difícil aria "Ella mi fù rapita"; aunque, naturalmente, el arrebato popular llegó con "La donna è mobile", que hubo de ser bisada. El siguiente Rigoletto de Kraus en La Coruña se representó en 1961, con un espléndido reparto: Renata Ongaro, el bajo Paolo Washimgton, y el barítono Piero Capuccilli, que habría de realizar posteriormente una gran carrera como cantante. Kraus revalidó y aun superó su éxito de dos años antes.

En 1959 cantó con Ausensi y Conchita Balparda un extraordinario Barbero. Almaviva es otro de los personajes que convenían especialmente a las cualidades vocales y escénicas de Alfredo Kraus. En 1960, hizo una maravillosa Traviata con Antonio Campó y Conchita Balparda. Ese mismo año, ocurrió la maravilla del Fausto. En esta ocasión, se cantó en italiano; Kraus no había abordado todavía el repertorio francés que habría de darle éxitos tan extraordinarios. En plena aria -"Salve, dimòra casta e pura"- se fue la luz. Pero no pasó absolutamente nada: los músicos siguieron tocando y Kraus continuó imperturbable. El escenario recuperó pronto su luminosidad y el tenor nos ofreció uno de esos raros momentos mágicos en que todo un teatro permanece como en éxtasis escuchando la interpretación de una música. Su bellísimo canto sostenido y "legato", su fraseo maravilloso y por añadidura su espléndido agudo -perfecto, exacto y especialmente difícil pues en italiano recae sobre la segunda sílaba de la palabra "fanciulla" y la "u" es la vocal de colocación más comprometida para la voz de tenor- le hicieron acreedor a una de las mayores aclamaciones que se escucharon nunca en el Teatro Colón coruñés.

Krauss volvió en 1961 -por tercera vez consecutiva- a la novena Temporada de Ópera de la ciudad herculina. Cantó unos Pescadores de perlas inolvidables con Capuccilli y Renata Ongara, y completó su estancia coruñesa con el Rigoletto ya comentado. Transcurrieron después tres años sin la presencia del tenor español entre nosotros. Retornó en 1964, para el décimosegundo festival, y cantó Puritanos y Elixir de amor. Como es bien sabido, la obra de Bellini exige del cantante un registro sobreagudo inhabitual. Kraus, en aquellos primeros años de su carrera, resolvía con una asombrosa facilidad estas dificultades, insuperables para otros cantantes que incluso llegan a transportar hasta un tono bajo las arias de mayor compromiso. No obstante, Kraus consideraba "inhumana" la partitura de Puritanos, y de hecho fue la única ópera que borró de su repertorio.

Por entonces, su "cachet" subía año tras año. Y llegó un momento en que comenzó a resultar prohibitivo, aun para los Amigos de la Ópera de La Coruña, a quienes el cantante hacía un precio especial. En 1965 actuó dentro del XIII Festival; pero no en una representación lírica sino en un recital con aquella célebre -y fantasmagórica- Orquesta Sinfónica de Madrid, bajo la experta dirección de Manno Wolf Ferrari, un director 
"todo terreno". El recital constaba de dos partes, cada una de las cuales se abría con una página orquestal: la obertura de La forza del destino y el intermedio de Cavallería rusticana. El tenor interpretó las siguientes arias: Il mio tesoro, del Don Juan; "Una vergine", de La Favorita; "Ah, non mi ridestar!" (todavía en italiano), de una de las óperas que le habrían de dar mayor celebridad, el Werther; aria y cabaletta de La traviata;

"Spirto gentil", de La Favorita; "Salve, dimora casta e pura", de Fausto (también en italiano); "Dispar vision", de Manon; y el Lamento de Federico, de La Arlesiana. El concierto constituyó un éxito extraordinario; pero el público coruñés lamentaba que "su" tenor no participase en el Festival de aquel año de un modo más activo.
Habrían de transcurrir cinco largos años para que Alfredo Kraus volviese a la temporada de Ópera de La Coruña. Fue en 1970, dentro del XVIII Festival y el gran tenor, ahora archiconsagrado, se despidió prácticamente del público coruñés con unos maravillosos Pescadores de perlas y una inolvidable Favorita. A partir de ahí, seguíamos los éxitos de la carrera internacional de Alfredo Kraus, le escuchábamos en disco y añorábamos los tiempos en que el cantante era un asiduo de nuestra modesta temporada de ópera, que evidentemente languideció, entrando en un período de franca decadencia. En la tantas veces mencionada entrevista de París, Kraus se mostró muy preocupado por el estado de la ópera en La Coruña y expresó su deseo de hacer algo para reactivarla. Estoy convencido de que, si su estado de salud se lo hubo permitido, habría seguido con gran interés los espléndidos montajes operísticos realizados este año dentro del II Festival Mozart.

Kraus fue ante todo un cantante inteligente y tuvo muy claro desde el principio que su patrimonio más importante era la voz y que, en consecuencia, había que cuidarla para que durase lo más posible. Es la misma idea que expresaba Caruso -espero que no me falle la memoria en la atribución de la anécdota- cuando decía que él "no cantaba con el capital sino con los intereses". Así que el gran tenor español dio carácter sagrado a sus vacaciones (lo que, al parecer, le creó problemas con el director Herbert von Karajan), mantuvo un nivel de representaciones bastante por debajo de lo habitual entre sus colegas -a pesar de las demandas de todos los teatros del mundo- e incluso planteó deliberadamente algunos viajes en medios de transporte lentos (el barco, por ejemplo) a fin de dar reposo a su garganta. De este modo pudo llegar a una edad avanzada con sus facultades casi intactas; realmente, hasta que murió su esposa y comenzaron los síntomas de la enfermedad que le llevó a la tumba.

Pero el reposo, aunque importante, no basta para explicar este fenómeno que fue bastante común en los cantantes de otros tiempos. (Mi padre recordaba a Bibiana Pérez, con ochenta años, explicando en clase a una alumna la colocación de un agudo y dando un si natural espléndido, timbrado, bellísimo, que dejó estupefactos a quienes se hallaban presentes). Además de la lentitud en los desplazamientos (por los medios de transporte que existían en aquella época, había algo muy importante: la técnica vocal, ese cantar sin violencia, sin esfuerzo, porque las notas se sitúan con naturalidad en el lugar adecuado. Kraus lo ha repetido una y otra vez: no es tanto el tener una bella voz como la constancia, el trabajo, el estudio. Por desgracia, ello exige sacrificios y demoras que muchos jóvenes de hoy no están dispuestos a asumir, y así podemos observar muchas voces que tienen un fugaz momento de esplendor y luego desaparecen.

Durante sus últimos años, se centró en el repertorio francés. Especialmente en Massenet: Manon y Werther. En la primavera de 1994, cantó esta última obra en la Opéra Comique, la famosa Salle Favart, de París. Yo me hallaba por entonces en la capital de Francia, a donde me había desplazado cinco años antes por motivos profesionales, y donde desempeñé funciones de corresponsal de la Revista "Scherzo" y del diario "La Voz de Galicia". Envié una crítica a la revista musical y una entrevista al periódico. Kraus tuvo la gentileza de recibirme pocas horas antes de una de las funciones de su Werther. Estuvo particularmente amable y allí en París comentamos muchas cosas de otros tiempos: recuerdos, amigos comunes, anécdotas. Fue un momento encantador e inolvidable. Pero lo que fue también inolvidable y además seguramente irrepetible fue su Werther.

Se hallaba en la cúspide de su carrera. Su voz no había perdido un ápice de su brillo, de su tersura, la igualdad absoluta de los registros, la tremenda "squilla" de su agudo poderoso y lleno. Acaso era un poco más oscura, tal vez se había ensanchado un poco en el centro y se habían coloreado algo más los graves... Si Kraus pudo abarcar en sus comienzos el repertorio lírico-ligero, y, en todo caso, fue siempre un tenor lírico, ahora podíamos conceptuarlo como un lírico spinto. Una voz menos juvenil, más madura, capaz de expresar una visión interior, introspectiva del personaje de Goethe, que el artista componía sobre la escena con una singular concentración expresiva. En suma: Kraus era Werther. La compenetración que había llegado a alcanzar con la psicología del desventurado joven lo alejaba de las versiones lacrimógenas, desmedidas o histriónicas que podemos contemplar a veces sobre las tablas. Gesto elegante, parco, profunda emotividad que se controla, desoladora tristeza que se calla. Así entendía Kraus a un personaje que, como el mismo cantante decía: "Lleva la muerte consigo".

Tal vez todo ello, unido a su maravillosa línea de canto, a su capacidad para la regulación dinámica, a su fraseo exquisito y a su dicción impecable del idioma explique por qué el público francés se rindió ante Kraus. Por qué un crítico llegó a escribir: "Hoy se ha estrenado Werther en París". Por qué se produjo una emoción tan intensa en la Opéra Comique tras su célebre aria "Ah, non me reveillez!" (ahora sí, cantada en lengua francesa). Por qué las aclamaciones duraron muchos minutos con los asistentes puestos en pie. Por qué hubo de bisarla. Por qué, justo delante de mí, un espectador, visiblemente emocionado, sólo acertaba a manifestar su agradecimiento al cantante: "Merci, merci!", gritaba repetidas veces...
Pocos meses después, en diciembre del mismo año, tuve la suerte de poder escuchar a Alfredo Kraus en el auditorio del Palacio de Congresos de La Coruña. Un recital, con la Orquesta Sinfónica de Galicia dirigida por José Collado. El cantante dosificó sus intervenciones -tres arias en cada parte-, combinándolas con las actuaciones de la orquesta, de un modo muy inteligente: "Tombe de gli avi miei", de Lucia de Lamermoor,

"Che gélida manina", de La bohème, Lamento de Federico, de La arlesiana, escena en Saint-Sulpice, de Manon, "Ah, lève-toi, soleil", de Romeo y Julieta, y la célebre aria de Werther. Eso sí, el programa hubo de ser ampliado por dos veces: "La donna è mobile", de Rigoletto y la célebre romanza de Leandro, de La tabernera del puerto. Fue un gran concierto. Se agotaron las mil ochocientas localidades del auditorio y el éxito resultó extraordinario. Lo que no sabíamos los coruñeses era que, para nosotros, aquel recital significaba la despedida del cantante cuyo primer amor había sido nuestra ciudad. Gracias. Nuestras condolencias para la familia Kraus y para todos los amantes de la música.

HONOR A QUIEN HONOR MERECE


DOCUMENTOS SONOROSDE LA BIBLIOTECA DE VOCES DEL SIGLO XX
SONOROUS DOCUMENTS
OF THE LIBRARY OF VOICES OF 20TH CENTURY


dolby®




Una furtiva lágrima

“ L'ELISIER D'AMORE”
Autor
Gaetano Donizetti
1797-1848
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Tus ojitos negros

Autor
Manuel de Falla
Cádiz, España, 23 de noviembre de 1876
† Alta Gracia, Argentina, 14 de noviembre de 1946
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Te quiero dijiste

Autora
María Joaquina de la Portilla Torres
[María Grever]
León, Guanajuato, Mx., 16 de agosto de 1894
† Nueva York, USA., 15 de diciembre de 1951
Escrito y Publicado en 1941
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Martha

Autor
Moisés Simmons
La Habana, Cuba, 24 de agosto de 1889
† Madrid, España, 28 de junio de 1945
Escrita y Publicada en 1931
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Marchita el alma
 

Autor
Manuel María Ponce Cuéllar
Fresnillo, Zacatecas, Mx., 8 de diciembre de 1882
† Ciudad de México, D.F., , Mx., 24 de abril de 1948
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Lejos de Tí

Autor
Manuel María Ponce Cuéllar
Fresnillo, Zacatecas, Mx., 8 de diciembre de 1882
† Ciudad de México, D.F., , Mx., 24 de abril de 1948
Fecha de publicación 1969
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Lamento gitano

Autora
María Joaquina de la Portilla Torres
[María Grever]
León, Guanajuato, Mx., 16 de agosto de 1894
† Nueva York, USA., 15 de diciembre de 1951
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Júrame

Autora
María Joaquina de la Portilla Torres
[María Grever]
León, Guanajuato, Mx., 16 de agosto de 1894
† Nueva York, USA., 15 de diciembre de 1951
Escrito y Publicado en 1941
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


En las alas del deseo

Autor
Pasqual Juan Emilio Arrieta y Corera
Puente la Reina, Navarra, España, 21 de octubre de 1823
† Madrid, España, 11 de febrero de 1894
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Corazón, corazón

Autor
José Alfredo Jiménez
Dolores Hidalgo, Guanajuato, Mx., 19 de enero de 1926
† Ciudad de México, DF., Mx., 23 de noviembre de 1973
Juan Vert
Carcagente Valencia, España, 22 de abril de 1890
† Madrid, España, 16 de febrero de 1931
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Bella enamorada

Autores
Reveriano Soutullo Otero
Ponteareas, Pontevedra, España, 11 de julio de 1880
† Vigo, Pontevedra, España, 29 de octubre de 1932
Juan Vert
Carcagente Valencia, España, 22 de abril de 1890
† Madrid, España, 16 de febrero de 1931
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Valencia

Autor
José Padilla
Almeria, España, 28 de mayo de 1880
† Madrid, España, 25 de octubre de 1960

Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Siboney

Autor
Ernesto Lecuona Casado
Guanabacoa, Cuba, 6 de agosto de 1895
† Tenerife, Islas Canarias, 23 de noviembre de 1963
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Aquellos ojos verdes

Autores
Adolfo Utrera
Habana, Cuba, 28 de mayo de 1901
† Nueva York, 3 de diciembre de 1931
Nilo Menéndez
Matanza, Cuba, 26 de septiembre de 1902
† Burbank, Colifornia, 15 de septiembre de 1987
Escrita y Publicada en 1929
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Amapola

Autor
Joseph M. Lacalle
† Cádiz, España, Agosto de 1860
Brooklyn, New York 11 de junio de 1937
Obra escrita y publicada en 1924
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


A la orilla de un palmar

Autor
Manuel María Ponce Cuéllar
Fresnillo, Zacatecas, Mx., 8 de diciembre de 1882
† Ciudad de México, D.F., , Mx., 24 de abril de 1948
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Ramona

Autora
Mabel Wayne
Brooklyn, New York, USA., 16 de julio de 1900
† Brooklyn, New York, USA., 19 de junio de 1978
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Caravali

Autor
Ernesto Lecuona Casado
Guanabacoa, Cuba, 6 de agosto de 1895
† Tenerife, Islas Canarias, 23 de noviembre de 1963
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Lamento borincano

Autor
Rafael Hernández Marín
Aguadilla, Puerto Rico, 24 de octubre de 1891
† San Juan, Puerto Rico, 11 de diciembre de 1965
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Mediterráneo

Autor
Joan Manuel Serrat
Poblé Sec, Barcelona, España, 27 de diciembre de 1943

Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Islas Canarias

Autores
José María Tarridas & Juan Picot 

Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Ave María

Autores
Johann Sebastian Bach
Eisenach,, Alemania, 21 de marzo de 1685
† Leipzig, Alemania, 28 de julio de 1750
Charles Gounot
Paris, Francia, 17 de junio de 1918
† Saint-Cloud, Francia, 18 de octubre de 1893
Escrita y publicada en 1859
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Ave María

Autor
Franz Schubert
Lichtental, Austria, 13 de enero de 1797
† Viena, Austria, 19 de noviembre de 1828
1797-1828
Escrita y publicada en 1822
Intérprete
Alfredo Kraus
Compilación, Restauración y Digitalización
Archivo Sonoro
“José Guillermo Carrillo”
Caracas. Venezuela
25 de enero de 2006


Todos los derechos quedan reservados a los productores fonográficos. La Fundación Internacional José Guillermo Carrillo
es una institución sin fines de lucro, dedicada al rescate y preservación de los valores culturales de la humanidad.
All the rights are reserved by the phonographic producers.
The International José Guillermo Carrillo Foundation is a non-
profic organization, which mission is to rescue and preserve the human values of the humanity
 





















Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.