APASCACIO MATA

                                                                       APASCACIO MATA
                  Carlos R Macías


APASCACIO MATA, UN POLICIA QUE FUE MODELO DE RECTITUD, CUMPLIMIENTO, HONRADEZ Y EFICIENCIA.

Quizás, hoy día su nombre no signifique nada para algunos. Es mas, otros, al leer esta reseña tal vez pregunten ¿Y quién es o fue ese señor? 

Pues, Apascacio Mata, fue un espigado mulato que nacido en el pueblo de Panaquire, en el Estado Miranda,  llegó a ser el paradigma de lo que debe ser un funcionario policial al servicio de la sociedad. Sin embargo, para quienes la memoria preserva la identidad de la Caracas de apenas unos años atrás, este personaje es parte del acervo urbano.

Apascacio formó parte de la Policía Metropolitana entre los años 1964 y 1996, organismo en el que alcanzó por méritos propios el rango de Sargento Mayor y durante 18 años estuvo destacado como policía vial en la céntrica esquina de Sociedad, en la avenida Universidad, en Caracas, donde se convirtió, gracias a su rectitud, mística, eficiencia, disponibilidad, amabilidad, servicio y admirable, porte marcial, en todo un símbolo de lo que debe ser un buen policía al servicio de la colectividad y modelo en el trabajo para todos los demás agentes policiales del país.

Tal era su mística en la misión encomendada como policía vigilante del tránsito vehicular que, inclusive, en una ocasión multó a un Presidente de la República, - a Luis Herrera Campíns -, cuando la comitiva del para entonces Jefe de Estado venezolano violó la luz roja del semáforo. Luego, admitiendo tal falta de su comitiva, el primer mandatario lo invitó a almorzar con él, al Palacio de Miraflores, felicitándolo por su ética y correcta manera de actuar a fin de que todos cumplieran con la ley.

Vale señalar que en treinta y dos años de servicio en la hoy desaparecida Policía Metropolitana, institución en la que ostenta el record de haber sido el policía más condecorado de toda su historia-, jamás faltó a sus labores y jamás fue amonestado. Tales atributos de honestidad, moralidad, de fiel cumplimiento de sus funciones y de la correcta aplicación de la ley, lo hicieron convertirse en todo un personaje popular de la ciudad, al extremo que tanto transeúntes como conductores le saludaban con gran cariño y amabilidad, diciéndoles a sus hijos: “Ese es el agente policial Apascacio Mata, un policía que es orgullo de los venezolanos por su recto proceder”. 

Tal popularidad y reconocimiento popular hizo que fuese nombrado escolta de la venezolana Maritza Sayalero, a solicitud de ella, cuando se tituló Miss Universo en el año 1979. 

De igual modo, Apascacio fue invitado por el gobierno de los Estados Unidos a fin de que impartiera sus valiosos conocimientos en Washington, en varias academias policiales, ocasión en que incluso le permitió conocer en la Casa Blanca,al presidente de ese país, Jimmy Carter, quien lo condecoró y le colocó en su pecho una chapa que lo distinguía como Oficial Norteamericano Ah Honorem y felicitó por ser un modelo policial a seguir por todos los policías del mundo.
                  
Hay una fecha: el 12 de noviembre, que año tras año, es para él, tan personal como su propio cumpleaños, aunque ciertamente no es motivo de festejos: el 12 de noviembre de 1996 fue el día de su jubilación, el más triste de su vida, pues ese uniforme azul lo había sido todo. Pero no pataleó, ni intentó conseguir una prórroga, simplemente se hizo a un lado, cumpliendo las normas como siempre había hecho.
Desde entonces, su vida parece haberse torcido: menos de un año después, se vio involucrado en un accidente y en el hospital de Lídice debieron amputarle una pierna. Años después debieron amputarle la otra y en 2005 sufrió un ACV. Desde hace dos años, sus cuerdas vocales empezaron a resentirse de tanto cigarrillo y hoy apenas le queda un hilo de voz.
Ya parece estar, más allá del bien y del mal, y cuando le comentamos que uno de los candidatos a la alcaldía Libertador dijo que crearía la escuela de tránsito Apascacio Mata, él lo único que alcanza a decir es, levantando las manos y encogiéndose de hombros: “A mí no me dijeron nada”.
En su casa tiene colgados varios reconocimientos que le fueron entregados luego de su retiro (como la Barra honor al Mérito, que tiene la firma del entonces comisario jefe de la PM, Luis Corona Pimentel), nunca le hicieron ningún homenaje público.
Como cuenta Juan Manuel, uno de sus cuatro hijos, desde que dejó la PM su vida ha sido una carrera de obstáculos, y su familia ha tenido que estar apelando continuamente a la compasión para conseguirle cualquier ayuda, sean pañales o una silla de ruedas. Pero lo dicho: Apascacio nunca se ha quejado de nada, ni siquiera de la ingratitud de una ciudad que lo olvidó.  (Vía El Universal)
CARACAS: EN HORAS DE LA TARDE DEL 14 DE MAYO DE 2015 MURIO APASCACIO MATA, UN INSIGNE FUNCIONARIO DE LA POLICIA METROPOLITANA…PAZ A SUS RESTOS.(21-03-2016)

                   ¡HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!









Comentarios

  1. Tanta entrega,tanto trabajo y dedicación,condecorado en todas sus ordenes y el estado y autoridades le dieron un espaldarazo al final de su vida nadie lo ayudo,quedo el ejemplo a seguir se este excelente personaje. Concluyo con esta frace:" NADA ES PARA SIEMPRE,SOLO EN EL RECUERDO DE LAS PERSONAS"

    ResponderEliminar
  2. Que ejemplo de ser humano tan lejos que llego y las autoridades lo abandonaron con tantas necesidades que tuvo que triste tantos reconocímientos,entrega y dedicación para al final de la partida recibir ese espaldarazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.