ALWINE WOOLDRICK DE MARTÍNEZ




               ALWINE WOOLDRCK DE MARTÍNEZ

                                     LA MUSIÚA DE SANTA ANA

Corría el año 1960 aproximadamente, cuando a la población de Santa Ana de Paraguaná, llegó a establecer su residencia, una hermosa familia, conformada por los esposos Martínez Wooldrick y sus pequeños hijosKatty y Charles, y posteriormente vieron la luz, Luky y Arturo, éste conocido como Rito. 

Personalmente, llegué a conocerle por varias razones: la primera, por vivir al lado de mi casa, segunda por ser llamativo para mí, su idioma, e ininteligible, y tercera por su carisma, que superaba este obstáculo.

Era una señora dulce, cariñosa con los niños y muy laboriosa. La vimos construir su casa a pulso, siendo ejemplo de juventudes. Construyó un museo Indígena digno de reconocimiento y  un periódico local, todo, con sus propios recursos, digno de todo encomio.

Aprendió, como ningún otro Paraguanero a querer y conocer el Cerro Santa Ana. Pero, a pesar de haberse identificado e integrado a la comunidad, siempre mantuvo sus costumbres, lo que hacía de ella, un ser MUY ESPECIAL y de un espíritu superior. 

Nunca buscó honores, al contrario, siempre demostró una  humildad digna de encomio.

Su desaparición física ha sido motivo de tristeza para jóvenes y adultos del pueblo paraguanero, de Santa Ana, en donde nuestra querida Musiúa constituía un icono. Todo un ejemplo de mujer y madre. Sus aportes siguen vigentes. Para quienes la conocimos y quisimos, ella no ha desaparecido, se mantendrá por siempre, en la imagen del cerro Santa Ana con quien se identificó.

                 ¡HONOR A QUIEN HONOR MERECE!


Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.