AGUSTÌN DE ITURBIDE***

                                                               AGUSTÌN DE ITURBIDE

               
  Militar mexicano, principal artífice de la independencia de México (1821) y emperador, con el nombre de Agustín I, del nuevo estado mexicano (1822-23).(Valladolid, actual Morelia, 1783 - Padilla, 1824)

  La vida de Agustín de Iturbide refleja como pocas los vaivenes del proceso que condujo a la emancipación de México. 

  • En 1810 condenó la temprana insurrección independentista del cura Hidalgo, y desde el bando realista combatió y derrotó a sus seguidores. 
  • En 1821 se unió al bando independentista: acordó con Guerrero el Plan de Iguala y, tras la rápida victoria de su Ejército Trigarante, puso fin a tres siglos de dominación española. 
  • Proclamado emperador con el nombre de Agustín I con gran júbilo de la población, en 1823 se vio obligado a abdicar y al año siguiente fue fusilado por los republicanos.

 De realista a patriota, de emperador a traidor: naturalmente, las vueltas y revueltas de tan tortuoso camino no se deben únicamente a las circunstancias históricas. Carismático y de temperamento conservador, pero sin ninguna ideología concreta, Iturbide tendió siempre a adherirse a la opción que juzgaba ganadora, encarnando el paradigma del político excesivamente pragmático y oportunista. Pero, pese a no ser tan admirado como otras figuras de la emancipación, México le debe la independencia efectiva: Iturbide triunfó donde Hidalgo y Morelos habían fracasado.

   Hijo de un terrateniente español y una criolla noble, Agustín de Iturbide dejó muy pronto sus estudios en el seminario de su población natal para enrolarse en el ejército realista a la edad de catorce años. A los 22 se casó con Ana María Huarte, con quien tendría seis hijos. En 1810 se negó a participar en la insurrección contra los españoles dirigida por el cura Miguel Hidalgo, y defendió la ciudad de Valladolid contra las fuerzas revolucionarias; su notable actuación le valió el ascenso a capitán.

 Con este nuevo grado, Agustín de Iturbide combatió a las guerrillas independentistas, y acabó por capturar a Albino Licéaga y posteriormente al líder que, tras la muerte de Hidalgo en 1811, había tomado las riendas de la insurgencia: Ignacio López Rayón. Este logro le valió el ascenso a coronel.         Posteriormente fue nombrado comandante general de la provincia de Guanajuato, donde se distinguió por su implacable persecución de los rebeldes.

El Plan de Iguala

  En 1820, y por peregrinos caminos, el proceso emancipador resurgió de sus cenizas. En la metrópoli, el pronunciamiento de Rafael de Riego contra el absolutismo de Fernando VII daba inicio al trienio liberal (1820-1823); el monarca español se vio obligado a jurar la constitución de Cádiz.

  El virrey Juan Ruiz de Apodaca nombró a Agustín de Iturbide comandante general del Ejército del Sur y le encomendó la tarea de someter o ganar para su causa a las tropas de Vicente Guerrero.

  • Al comprender que no conseguiría derrotar fácilmente a Guerrero, Iturbide se sumó a la causa independentista, sabedor de que las élites del virreinato, antes que aceptar un régimen liberal, preferirían la independencia como modo de perpetuar el absolutismo en el país. Iturbide se reunió con Guerrero y, juntos, presentaron el llamado Plan de Iguala (24 de febrero de 1821), un programa político cuyos objetivos se basaban en tres principios irrenunciables: 
  • la independencia de México, 
  • la igualdad de derechos para españoles y criollos y 
  • la supremacía de la Iglesia Católica en el nuevo estado.

 Los tres puntos del Plan facilitaron la adhesión de amplias capas y estamentos sociales: el clero, los antiguos revolucionarios independentistas. En vista de ello, el nuevo virrey de España, Juan O'Donojú, firmó el tratado de Córdoba (24 de agosto de 1821), por el que se reconocía la independencia de México.

  El 27 de septiembre de 1821, Agustín de Iturbide entró triunfalmente en la ciudad de México, donde fue aclamado como un héroe, y al día siguiente proclamó la independencia al frente de una Regencia con poderes ejecutivos. 

 En febrero de 1822, Iturbide convocó un Congreso Constituyente. Por el tratado de Córdoba, el México independiente había de llamarse Imperio mexicano y configurarse como una monarquía constitucional en la que perduraría la dinastía borbónica. 

  La detención y persecución de muchos miembros del Congreso, sin embargo, no hizo más que unir a la oposición republicana y borbónica. Por otra parte, el giro absolutista de Iturbide no contribuía a mejorar las relaciones con España, cuyo gobierno liberal había desautorizado la actuación del virrey O'Donojú y se negaba a reconocer la independencia; en noviembre, las Cortes españolas declararon nulo el tratado de Córdoba, agitando el fantasma de la involución.

  En marzo de 1823, Iturbide se vio obligado a abdicar. Se exilió en Europa y un año después volvió a su país, ignorando que el Congreso mexicano lo había declarado traidor. 

  Detenido a su llegada, el forjador de la independencia fue fusilado por soldados compatriotas a los cuarenta y un años de edad. Tardaría años en ser reconocido como padre de la patria; en 1838, bajo la presidencia de Anastasio Bustamante, sus restos fueron inhumados con honores en la Capilla de San Felipe de Jesús de la catedral capitalina. https://www.biografiasyvidas.com

               !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN