LUIS CARLOS GALÀN SARMIENTO****

                                  Luis Carlos Galán Sarmiento

   Político colombiano. Nace en Bucaramanga, en 1943 - muere en Bogotá, el año 1989. Proclamado candidato presidencial por la convención del partido liberal, cayó víctima de una atentado mortal el 18 de agosto de 1989, cuando se disponía a dirigirse a sus simpatizantes en un acto electoral en la plaza de Soacha, al sur de Bogotá. 

 Su participación política en el país se caracterizó por la rebeldía y la crítica constructiva. Se comprometió sobre todo a combatir la corrupción y el clientelismo e intentó modernizar los partidos políticos y las instituciones colombianas. Su mayor reto, no obstante, fue enfrentarse al narcotráfico y su penetración en la sociedad colombiana, con lo que se convirtió en el blanco de la violencia promovida por los capos de la droga, a quienes se atribuye la autoría intelectual de su asesinato.

  En 1949, la familia Galán se radicó en Bogotá, en la calle 59 con carrera 17. Al año siguiente ingresó en el Colegio Americano. Alternó las temporadas de estudio con vacaciones en Bucaramanga y Charalá, entablando una entrañable amistad con su primo Alfonso Valdivieso Sarmiento, más tarde fiscal general de la nación. Cursó el bachillerato en el colegio departamental Antonio Nariño, en el que ocupó el primer puesto durante todos sus estudios.

 Durante su juventud participó en las manifestaciones estudiantiles contra el régimen militar del general Gustavo Rojas Pinilla. 

 El 19 de noviembre de 1960 recibió el grado de bachiller y el año siguiente realizó un viaje a pie de Bogotá a Charalá. Ingresó en la Universidad Javeriana, donde fundaría la revista Vértice; se destacó en el sector estudiantil gracias a la ponencia que presentó, durante el III Congreso Javeriano de abogados, en compañía de Raúl Gutiérrez, sobre la integración económica de América Latina, que fue su tesis de grado. Recibió éste como doctor en Derecho y Economía el 6 de agosto de 1965. 

 Durante esta época fue influido por el pensador cristiano Teilhard de Chardin, en cuyo pensamiento fue introducido, así como en otras corrientes filosóficas, por don Mario Galán. Desde 1968 hasta 1970 fue subgerente del periódico

  Paralelamente, Luis Carlos Galán desarrolló una muy coherente carrera política. Desde la convención liberal javeriana, en agosto de 1963, Galán expresó su deseo de formar nuevas generaciones que intervinieran revitalizando el partido. En marzo de 1965 era miembro de la Dirección Liberal de Bogotá y, todavía en la universidad, logró el apoyo de dos mil estudiantes a la candidatura de Carlos Lleras Restrepo. Esta fructífera relación con el presidente lo llevaría a la secretaría y, posteriormente, a la junta directiva de la Sociedad Económica de Amigos del País en 1966. Como miembro y secretario de la delegación colombiana a la Conferencia Mundial de Comercio y Desarrollo (UNCTAD), viajó a Nueva Delhi, y luego a Oriente Medio.

El presidente Misael Pastrana Borrero lo nombró en 1972 embajador en Italia. Entre las misiones que le fueron encomendadas figuraron:

  • Representar en la FAO a Colombia, 
  • Ser delegado en reuniones de la UNESCO, 
  • La Oficina Iberoamericana de Educación y la Organización Mundial del Turismo, 
  • Presidir la delegación de Colombia en la Conferencia Mundial de Alimentación 
  • Promover el acuerdo Colombo-Italiano para la creación del Centro Nacional de Restauración de obras de arte. 
  • Impulsó también el proyecto de Desarrollo Rural Integrado
  • El acuerdo sobre el ingreso de la Flota Mercante Grancolombiana a los puertos italianos y del Mediterráneo, y 
  • La colaboración italiana en la construcción de los túneles de Quebradablanca (carretera Bogotá-Villavicencio).

 Regresó al país en 1976 como codirector, con el ex presidente Lleras Restrepo, del semanario Nueva Frontera. A la vez fue columnista permanente de los diarios El Colombiano y Vanguardia Liberal. 

..........................

 Como metas fundamentales el nuevo movimiento fijó: una serie de puntos, una nueva dimensión de la independencia nacional, resaltando una política exterior dirigida a la construcción de un nuevo sistema de relaciones internacionales, apoyando la multiplicación de asociaciones de tipo regional y por la unificación de América Latina; la demarcación de una política cultural de carácter democrático, basada en un proceso de recuperación de los valores culturales y de la riqueza de su patrimonio artístico, histórico, arqueológico y arquitectónico; una clara defensa del movimiento indígena colombiano, remarcando la presencia indígena en las instituciones democráticas y poniendo en consideración los requerimientos de la Coordinadora Indígena Nacional, como son el respeto a la autodeterminación cultural, social, política y económica de las comunidades indígenas, la devolución de tierras y ampliación de resguardos y el saneamiento de las reservas de propiedad de las comunidades indígenas, suspendiendo de inmediato los programas de colonización que pudieran ser organizados por el Estado.

  Por medio de la democracia orgánica, el Nuevo Liberalismo proponía organizar las relaciones políticas, económicas y sociales en forma democrática, renovando la forma de hacer política en el Congreso por medio de la reducción del presupuesto, la supresión del turismo y las corruptelas de los congresistas, gracias a la reglamentación de las fuentes de financiamiento. Se pretendía respaldar la descentralización administrativa, económica y cultural del país, luchar contra los monopolios y la concentración de la riqueza, frenar los abusos de los grandes grupos financieros y eliminar la miseria como base de una democracia económica. Y a la vez apoyar a las organizaciones populares, los sindicatos y las diversas formas de participación popular para el desarrollo de una democracia social. Una última aspiración era un sistema nacional de salud que, abarcando todas las capas de la sociedad colombiana, supusiese una verdadera conquista y un derecho real para el pueblo.

 El ideario del Nuevo Liberalismo abarcó casi todos los aspectos del acontecer nacional, desde la renovación de la administración pública, la justicia y el código de estado civil hasta la vital importancia de los medios de comunicación, la modernización agropecuaria y la transformación de los sectores industriales, crediticios y de política económica internacional. Subrayó con ojo previsor la problemática ecológica y recalcó la importancia de un fortalecimiento de la política fiscal.

.......................

 Tras la primera convocatoria del Nuevo Liberalismo en el Salón Rojo del Hotel Tequendama el 29 de abril de 1980, Galán se consagró por entero a la actividad política. Dos años más tarde fue candidato presidencial y obtuvo 745.000 votos. El movimiento, que participó en las elecciones nacionales hasta 1988, contaba con seis senadores, nueve representantes a la Cámara, 27 diputados y 350 concejales a principios de los años ochenta. En 1983 formó parte como senador de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores y se destacó por sus denuncias contra la corrupción administrativa, la reforma de la televisión y las actividades ilegales de algunos congresistas.

 En 1984 el Nuevo Liberalismo obtuvo 605.408 votos en las elecciones corporativas, pero dos años más tarde Luis Carlos Galán se abstuvo de participar en las elecciones presidenciales, para no ahondar la división en el seno de su partido. Al año siguiente dictó un curso en Oxford y viajó por varios países europeos. De forma paralela al desarrollo del Nuevo Liberalismo, el país se encontró sumergido en una atroz ola de asesinatos instigados por las mafias del narcotráfico, organizadas en poderosos cárteles (el cártel de Medellín y el de Cali, encabezados respectivamente por Pablo Escobar y Gilberto Rodríguez Orejuela)

  En 1987 ya habían caído el ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, miembro del movimiento galanista; el director de El Espectador Guillermo Cano y el candidato presidencial Jaime Pardo Leal, además de un sinnúmero de magistrados, jueces, senadores y periodistas.

 En 1988, la convención nacional del liberalismo en Cartagena aceptó la idea lanzada por Galán de convocar una consulta popular para la democratización del partido. El 6 de julio de 1989, el liberalismo unido lanzó la candidatura presidencial de Galán, quien nombró a César Gaviria como su jefe de campaña. Todas las encuestas le otorgaban más del 60 por ciento de los votos. 

  Cuando el 18 de agosto, en plena campaña electoral, Galán subió a la tarima de oradores de la plaza de Soacha, tenía la seguridad del triunfo, pero fue asesinado. 

  En el Cementerio Central de Bogotá, durante el sepelio en el que cientos de miles de personas acompañaron el féretro, su hijo Juan Manuel encomendó las banderas de su padre a César Gaviria. 

  Como escribió Juan Lozano: "La Constitución de 1991 es el mejor homenaje a la memoria de Galán... Colombia tiene que dar cabal aplicación a esos instrumentos que tanta sangre nos costaron. Ése es un imperativo nacional". https://www.biografiasyvidas.com/biografia/g/galan_sarmiento.htm 


                                 !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN