JACOB (I)

                                                                    JACOB                        


  Jacobo es uno de los patriarcas en la Biblia. Su historia es contada en el Libro del Génesis.
 En hebreo: יַעֲקֹב, Ya'akov, ‘sostenido por el talón’
  En árabe يعقوب, Yaʿqūbn

  Luego fue conocido como
en hebreo: יִשְׂרָאֵל, Israel, ‘el que pelea junto a     Dios’
 En árabe اسرائيل, Isrāʾīl.

Yavé continuamente declaró su amor por Jacob. Cuenta el relato bíblico que Jacob compró la primogenitura de su hermano Esaú por un plato de lentejas.​ A su esposa, Raquel, la obtuvo de su tío Labán a cambio de catorce años de trabajo: después de los siete primeros años de trabajo Labán lo engañó, entregándole a su hija Lea. Una semana después le entregó a su hija Raquel a cambio de otros siete años.​

Dios renombró a Jacob como Israel​ tiempo después que este protagonizara una lucha contra un ángel,​ y en su momento llegaría a ser el padre de los israelitas.​

Según la tradición, Jacob probablemente nació en Lahai-roi, unos veinte años después del matrimonio entre Isaac y Rebeca,​ cuando para ese tiempo su padre tenía 60 años de edad,​ y su abuelo Abraham, 160 años. Al igual que su padre, Jacob era de disposición tranquila, porque, según el relato, él era un ish tam, un hombre sencillo y puro. También dice que yacía «en la tienda», lo cual podría ser una señal de que era además estudioso.

Era el segundo nacido de los hijos mellizos de Isaac y Rebeca. Durante el embarazo, los niños luchaban dentro de ella. Cuando Rebeca le consultó a Dios el porqué de la lucha, recibió el mensaje de parte de Él, que dos naciones, muy distintas entre ellas, estaban formándose en su vientre, y que el mayor serviría al menor.​ Rebeca siempre recordó estas palabras. De hecho, ella siempre favoreció a Jacob. Entretanto, su padre, Isaac, siempre favoreció a Esaú, el otro hijo mellizo, quien era un activo hombre de campo y un gran cazador.
  • en hebreo: יַעֲקֹבYa'akov, ‘sostenido por el talón’. En árabe يعقوبYaʿqūbn
Luego fue conocido como
  • en hebreo: יִשְׂרָאֵל, Israel, ‘el que pelea junto a Dios’
  • en árabe اسرائيلIsrāʾīl..​
Dios renombró a Jacob como Israel​ tiempo después que este protagonizara una lucha contra un ángel. Este derecho no sólo incluía el tradicional rito de los primogénitos, el cual garantizaba un rango superior en la familia,​ sino también una doble porción de la herencia paterna.​
Cuando Isaac envejeció, perdió la vista hasta el punto de quedar casi ciego; envió a Esaú a los campos pidiéndole que cazara algo para una última comida antes de recibir su bendición. Rebeca escuchó y dio a Jacob dos cabritos para degollar, cocinarlos y traérselos a su padre, para que recibiera él, la bendición, en lugar de su hermano.​ Jacob objetó que su padre, aunque estaba casi ciego, podría notar la sustitución sólo con tocarlo, ya que Esaú era bastante velludo y él era lampiño. Rebeca le dijo que no se preocupara, y le colocó a modo de fundas las pieles de los cabritos sobre cuello y manos.
Jacob, así vestido, fue a la presencia de su padre afirmando ser su hermano. Entonces Isaac, sospechando de su voz, pidió que se acercara para palparlo. Una vez que se aseguró de que era Esaú, le dio la bendición. Tan pronto como Jacob recibió dicha bendición, se marchó. Luego llegó Esaú, montando en cólera por lo que había ocurrido. Isaac, quien ya se había dado cuenta de su error, le dijo que lo único que podía darle era una bendición menor. Esaú, en cambio, juró que iba a matar a su hermano, una vez que su padre muriese.
Rebeca, dándose cuenta de antemano de las intenciones asesinas de Esaú, llamó a Jacob y le aconsejó huir, enviándolo donde su tío Labán, hasta que la furia de Esaú disminuyera. También le aconsejó que buscara una esposa mientras viviera allí.
Cuando Jacob huyó, Esaú envió a su hijo Elifaz para que le matara y le despojara de todas sus pertenencias. Elifaz, célebre arquero, se hizo acompañar de diez de sus tíos maternos en la persecución y alcanzó a Jacob en Siquem. Jacob le suplicó: «Toma todo lo que tengo, pero perdóname la vida y Dios considerará tu pillaje una acción justa». En consecuencia, Elifaz le dejó completamente desnudo y se llevó el botín a su casa; pero esa muestra de compasión enfureció a Esaú. www.wikipedia.org
(1era parte)



Bendición del primogénito[editar]

L.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN