TUTANKAMÓN II ...........


                                      TUTANKAMON*                                   




Gracias a los muebles y utensilios hallados en KV62, sean tronos, sillas, cofres, etc. se ha podido reconstruir el desarrollo artístico. En la primera fase, es fácilmente identificable la continuidad del arte de Amarna: trazos gruesos, en la familia real se distingue un cráneo alargado, cuello estirado y vientre protuberante.​ Los motivos artísticos siguen la línea de los retratos de la época de Ajenatón: el rey y su esposa, en escenas familiares, íntimas.

El trono ceremonial es uno de los mejores ejemplos de la maestría de los artesanos egipcios, con una mezcla de tallas, bajorrelieve e incrustación, combinando distintos materiales. También la máscara funeraria combina distintas técnicas: de 54 cm, está construida con oro, cuarzo, obsidiana, lapislázuli y vidrio; en el reverso está inscrito el capítulo 151 del Libro de los Muertos, con la descripción de las distintas partes del cuerpo humano.​

Segunda fase: El retorno a la tradición

Las monumentales estatuas del dios Amón en Karnak, personificadas con el rostro del Rey, muestran al faraón totalmente alejado de los cánones artísticos de Amarna. El retorno a la tradición es evidente no solo en el carácter monumental de las estatuas, sino también en el énfasis en la imagen tradicional del faraón: vestido con faldellín, corona, barba real y (uraeus) El uræus, o ureus, es una representación de la diosa Uadyet. La imagen del uræus constituyó el emblema protector preferente de muchos faraones... 
Pero, no se conoce documentos que atestigüen campañas militares efectuadas por Tutankamón, y, en su tumba se ha encontrado un cofre con imágenes del rey batallando en su carro y matando enemigos. Este es el mejor indicio del cambio de temas, el abandono de los motivos artísticos de Amarna.

                                El rey y sus hombres:

 Funcionarios de primera línea, seguramente eran quienes llevaban los destinos de Egipto bajo sus riendas en forma verdadera y efectiva, dada la precocidad del rey. 

                        Ay- Padre del Dios

 Padre del diostítulo ostentado ya durante el reinado del Faraón hereje, Ay gozaba de un poder sin igual, con plena autonomía, incrementada ya desde los tiempos que era el padre de Nefertiti, y después, con el faraón niño, la discrecionalidad y libertad de movimiento le brindaba la posibilidad de obtener un verdadero poder: el poder detrás del trono.
El hecho de tener vínculos con la realeza, considerando que fue el padre de la Gran Esposa Real Nefertiti y el abuelo de la siguiente reina en poseer tal título, su nieta Anjesenamón, provee elementos para no sorprenderse de sus habilidades para los cargos políticos de alto nivel una vez fallecido Tutankamón. Siendo el principal consejero del rey.

                                   Horemheb

Ay basaba su posición en sus vínculos con la realeza, Horemheb balanceaba el poder desde el lado del mando del poder militar.  Delegado real en el ejército y  quien lleva a cabo la recuperación de los territorios bajo la influencia egipcia en el sur de Nubia y en el norte de Gaza y Siria.
Las campañas de Horemheb bajo el reinado de Tutankamón posiblemente hayan sido infructuosas en cuanto a la recuperación de posesiones territoriales en Siria, y muy probablemente, la muerte repentina de Tutankamón encontró a Horemheb lejos de la corte, en campaña. Esta oportunidad fue aprovechada por Ay para hacerse con el trono.

Najtmin o Miajt 

Ocupaba un cargo dentro de la jerarquía militar, siendo conocido por el hecho de ofrendar una serie de ushebti con su nombre en KV62 en el momento de sepultar a Tutankamón. . No se ha encontrado rastro alguno del oficial Najtmin, y la ascensión al poder de Horemheb hace suponer que su destino no fue de larga vida.

                                 Maya o May

Se conoce de él, por su ofrenda de ushebti en (KV62) magistralmente develado por Howard Carter. Las inscripciones de la figurilla de madera designan a Maya como «Supervisor de los trabajos en el lugar de Eternidad», es decir, los trabajos en el cementerio real.​

                                      Usermont

 Usermont ejercía el cargo de Visir del Alto Egipto.

                                      Pentu

Al igual que Usermont, su cargo implicaba responsabilidades en el Bajo Egipto.

                                        Huy

Ejercía el cargo de Virrey de Kush, responsable de las explotaciones de las minas de oro nubias, así como también del control del tráfico comercial de productos desde la lejana tierra del Punt. Era una posición que implicaba un grado alto de responsabilidad, 

                                      Muerte

Murió c. 1327 a. C., hacia los 19 años de edad, y haber reinado unos nueve años, sin haber consolidado su poder. Su prematura muerte dejó una cierta inestabilidad en Egipto, ya que era el último miembro varón de la dinastía XVIII. Según el egiptólogo egipcio Zahi Hawass, Tutankamón falleció lejos de los centros de momificación, lo que precipitó la prematura descomposición del cadáver y complicó el proceso de momificación.
Otra teoría de acerca de su muerte surgió en el año 2013, donde un egiptólogo, llegó a la conclusión de que su cuerpo se quemó debido a una mala praxis en el proceso de momificación, se examinaron apuntes originales de Howard Carter y junto con científicos forenses del Cranfield Forensic Institute, de Bedfordshire, llevó a cabo una autopsia virtual del cadáver utilizando la tecnología de escáner con tomografía axial computarizada, cuyos resultados pueden reavivar también la posibilidad de que el joven soberano muriera atropellado por un carro, en combate.
Tutankamón,  no había dispuesto los pormenores de su honras fúnebres, o bien estaban en fase de preparación ya que se le enterró en una tumba que no estaba pensada para él; la caja mortuoria, así como un apresurado alhaja miento, se hicieron precipitadamente para cumplir el plazo de 40 días establecido. Se cree que la tumba estaba destinada para el propio Ay, quien fungía como tesorero real

                                        Tumba

Tradicionalmente se ha dicho que su tumba, KV62, fue encontrada en el valle de los Reyes el 4 de noviembre de 1922 por el británico Howard Carter, constituyendo uno de los descubrimientos arqueológicos más sensacionales de la historia de la egiptología, debido a la gran riqueza arqueológica encontrada. No obstante, su hallazgo fue realmente realizado por Husein Abdel Rasul, un niño de 10 años que llevaba agua a los miembros de la expedición y que encontró el primer escalón de la tumba de manera fortuita.​
La riqueza y variedad de los objetos encontrados, junto con el excelente trabajo llevado a cabo por Carter y su equipo, permitieron conocer muchos aspectos de la vida del Antiguo Egipto, desde los avances científicos y tecnológicos a los aspectos artísticos, plasmados en vasijas, cofres, juegos, armas, etc.​

                             Descubrimiento y excavación

Se trataba de una pequeña sepultura destinada a un personaje no real que debió ser transformada para acoger al rey ante su prematura muerte.​ Carter y su equipo, supervisados por el gobierno egipcio, fueron retirando y catalogando en un lento proceso los 5000 objetos que encontraron en las cuatro pequeñas cámaras, concluyendo en febrero de 1932. Este material está en la actualidad en el Museo de El Cairo.​

                    Sus restos y objetos en la tumba

En su tumba se encontró sus restos y posesiones que han ayudado a comprender la sofisticación de la vida del Antiguo Egipto. Trece capas de lino envolvían la momia del rey; hasta 143 joyas y amuletos se encontraron entre los pliegues de las telas cuyo fin era proteger la transformación del faraón de la muerte a la inmortalidad, entre ellos, la máscara que cubría su cabeza, un pectoral de oro con el dios Horus que le protegía colgado al cuello y, en la cadera derecha, un cuchillo de oro con la hoja de hierro.​ El estudio de su momia reveló que el rey medía 1,63 metros de altura.  
La maldición de Tutankamón
El hecho de que varios exploradores MURIERAN, poco después, HABIENDO PARTICIPADO  en el descubrimiento de la tumba de Tutankamón, algunos en circunstancias extrañas, ha dado pie a muchas historias fantásticas y leyendas.​ La ciencia tiene varias hipótesis, normalmente aceptadas; una es que, en el aire viciado de la tumba de Tutankamón habría esporas de hongos microscópicos, conservadas durante varios milenios, que aún fueron capaces de infectar a varios de estos exploradores.​ El descubridor de la tumba, Howard Carter, murió por causas naturales muchos años después. www.wikipedia.org, el antiguo Egipto, texto.



Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

AMELIA ROMÁN

HIMNO DEL ESTADO FALCÓN