RAMÓN VALDÉS (DON RAMÓN)

                                                                RAMÓN VALDÉS
DON RAMÓN

Ramón Gómez Valdés de Castillo,  nace en Ciudad de México, el 02 de septiembre de 1923 y, fallece en la misma ciudad, el  09 de agosto de 1988.

 Actor mexicano de cine y televisión, es mejor recordado por sus múltiples papeles de comedia en diferentes programas, pero especialmente recordado por su personaje más emblemático Don Ramón.
  Valdés hizo su debut como actor en el cine en la película Calabacitas tiernas (1949) junto a su hermano Germán Valdés más conocido como «Tin-Tan»,quien lo introdujo en el mundo de la actuación. Bajo papeles de extra o roles secundarios, continuó haciendo apariciones en películas durante la Época de Oro del cine mexicano. Ramón y Germán tenían otros dos hermanos también actores Manuel «El Loco» Valdés y Antonio Valdés, mejor conocido como «El Ratón Valdés».
 Dejó el programa de El Chavo del Ocho en 1979, pero regresó a él en 1981, siendo este su último año en el proyecto. El 09 de agosto de 1988, Valdés actuó en más de 50 películas, al lado de su hermano Tin Tan (la mayoría de veces), Pedro Infante y Cantinflas, entre otros. Los años cuarenta y cincuenta representaron la Época de Oro del Cine Mexicano.

El guionista y actor Roberto Gómez Bolaños Chespirito, que había trabajado con Viruta y Capulina (que, por supuesto, fue acreditado en varías películas de ellos), se encontraba armando el elenco de un nuevo programa de televisión, y como era admirador de Valdés, le llamó para que se integrara al elenco.

 Así, en 1968 empieza a trabajar en la serie Los supergenios de la Mesa Cuadrada, junto con Rubén Aguirre y María Antonieta de las Nieves. En 1972 ese programa se transformó en Chespirito, que duró hasta 1973 en su primera versión emitida.
En 1971, Valdés, que había entablado amistad con "Chespirito", pasó a formar parte de la comedia El Chavo del Ocho, dirigida por Enrique Segoviano, donde encarnó el papel de don Ramón, un habitante de la vecindad caracterizado por su holgazanería y exagerada vagancia; pero en especial, por su eterna confrontación con el señor Barriga y doña Florinda.  En el fondo era un personaje de gran corazón y ternura. Gómez Bolaños le ofreció el personaje pensando que era el actor ideal para darle vida, ya que su idea era que Valdés actuara como acostumbraba a ser en su vida cotidiana o como le especificó Gómez Bolaños "sé tú mismo", con lo que su popularidad se consolidó y creció a dimensiones que nunca consiguió en otros proyectos.
Don Ramón tenía una sola hija (La Chilindrina, interpretada por María Antonieta de las Nieves), una vecina enamorada de él, Doña Cleotilde, interpretada por Angelines Fernández) y otra vecina que siempre terminaba abofeteándolo, por lo general sin tener este culpa alguna (doña Florinda, interpretada por Florinda Meza) por defender a su hijo Quico (interpretado por Carlos Villagrán).
En 1972 comenzó El Chapulín Colorado, una comedia también dirigida por Gómez Bolaños. En ella, realizó las interpretaciones de "Súper Sam", el "Rasca Buches", "Pirata Alma Negra", "Tripa Seca" y el "Peterete" (en este último, haciendo comparsa con el "Chómpiras").  En los programas donde  participó bajo la dirección de Roberto Gómez Bolaños, Valdés experimentaba lo que nunca antes había sentido: el reconocimiento y protagonismo que nunca tuvo junto a su hermano "Tin Tan".

                    Salida de Ramón Valdés

 En 1979, a pesar de la fama y el reconocimiento, renunció a los dos programas de Chespirito. Esteban Valdés, hijo del actor, en una entrevista, declaró que la salida de su padre se debió a que Florinda Meza ― pareja de Gómez Bolaños ― quería tener el control absoluto sobre el programa. Esta situación, habría causado incomodidad a Valdés, que prefería recibir órdenes únicamente de Gómez Bolaños, a quien le debía su fama.​ 

Su dimisión siguió la de Carlos Villagrán, ocurrida a fines de 1978. Valdés solo llegó a filmar 12 episodios del Chavo del Ocho y 10 del Chapulín Colorado en la temporada de 1979 (alrededor de tres meses), y luego se dedicó a otros proyectos personales.
Dos años después, en 1981, regresó durante un año con Gómez Bolaños, y, permanecería  desde marzo hasta noviembre de 1981, actuando en el programa Chespirito. donde Valdés nuevamente interpreta a don Ramón en El Chavo, y a antiguos y nuevos personajes en diferentes sketches, excepto el del "Peterete",
En 1982, alejado definitivamente de Chespirito, acompañó a Villagrán en su proyecto propio en Venezuela. Pero, debido a la baja audiencia, solo participó en la primera temporada del programa, y retornó a México.
En 1987 regresó a la televisión con su ex-compañero de programa Carlos Villagrán en ¡Ah, qué Kiko!.  Pero, su salud deteriorada no le permitió seguir actuando, por lo que dejó el programa.
Valdés tenía una adicción fuerte al tabaco y ésto fue la causa del cáncer de estómago, que le fue detectado a inicios de los años 80. Se dice que Emilio Azcárraga Milmo, presidente de Televisa, había prohibido a todo el personal fumar dentro de las instalaciones pero se lo permitió a Valdés debido a su estrecha amistad. Alrededor de 1985, fue sometido a una cirugía del estómago para reducirlo a la tercera parte; sin embargo ya era demasiado tarde: el cáncer había hecho metástasis en su médula espinal. Por ese motivo, médicamente fue desahuciado y recibió solo ciertos cuidados paliativos en los siguientes tres años de su vida.
 Aún con el peso de la enfermedad, siguió haciendo giras con su circo, entreteniendo a los niños, quienes sentían apego por él. Perú, sería el último país que visitaría fuera de México, y, el empeoramiento de su enfermedad, lo obligaría a retornar. 
 Su agonía se sentía entre sus más allegados, entre ellos sus compañeros de las series de Chespirito, Angelines Fernández, Carlos Villagrán, Edgar Vivar, Rubén Aguirre y Maria Antonieta de las Nieves. Después de dos semanas de quedar sedado para evitar el dolor, fallece el 09 de agosto de 1988 a los 64 años de edad.
 Su funeral fue igualmente modesto pero, recordado, de modo que algunos de sus compañeros se apresuraron en terminar sus giras para poder acompañar a la familia en las exequias correspondientes. Asimismo, algunos compañeros afirmaron que fue una persona querida debido tanto a su personalidad fuera de cámaras como por sus personajes.
  Entre quienes dieron el pésame fueron algunos de sus compañeros como Carlos Villagrán, Édgar Vivar, Rubén Aguirre, Horacio Gómez y Angelines Fernández. María Antonieta de las Nieves quien no asistió, fue una de las más afectadas y lamentó mucho no haber estado con él en sus últimos momentos de vida, ya que se encontraba con su circo.
fuente: www.wikipedia.org


             !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!













en Perú. A pesar de todo, Chespirito no asistió al responso funerario, cosa que, según él, le pesó mucho. Fue sepultado en los Mausoleos el Ángel.

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

SIMÓN BOLÍVAR- CARTAS A MANUELA SÁENZ