BISMARCK, OTTO VON

                                                   OTTO VON BISMARCK
Una de las figuras clave
 de las relaciones internacionales
durante la segunda mitad del siglo xix.

Otto Eduard Leopold von Bismarck- fue un estadista y político alemán, artífice de la unificación alemana y una de las figuras clave de las relaciones internacionales durante la segunda mitad del siglo xix.  

Nació en  ​Schönhausen, el  1 de abril de 1815- y falleció en Friedrichsruh, el 30 de julio de 1898. ​Schönhausen,  un municipio en el distrito de Stendal en Sajonia-Anhalt en Alemania. Príncipe de Bismarck y duque de Luxemburgo, más conocido como Otto von Bismarck.​
Durante sus últimos años de vida se le apodó el «Canciller de Hierro» por la determinación con la que perseguía sus objetivos políticos,​ fundamentalmente la creación y el mantenimiento de un sistema de alianzas internacionales que aseguraran la supremacía y seguridad del Imperio alemán.​
Estudió Derecho y, a partir de 1835, trabajó en los tribunales de Berlín y Aquisgrán, actividad que abandonó tres años más tarde para dedicarse al cuidado de sus posesiones territoriales.​ En 1847 entró a formar parte del parlamento prusiano,​ donde muy pronto se convirtió en líder del ala conservadora.​ Se enfrentó duramente a la revolución de 1848 y por esa época comenzó a perfilar lo que sería su principal objetivo político: la unificación de Alemania y la creación del Reich desde preceptos autoritarios y antiparlamentarios.​
En 1862, tras ser nombrado primer ministro de Prusia, emprendió una importante reforma militar que le permitió disponer de un poderoso ejército para llevar a cabo sus planes de unificación alemana.
En 1864 consiguió arrebatar a Dinamarca los ducados de Lauenburgo,​ Schleswig​ y Holstein​ y, dos años más tarde, después de la guerra con Austria, consiguió la anexión de Hesse,​ Fráncfort,​ Hannover​ y Nassau,​ lo que dio lugar a la creación de la Confederación de Alemania del Norte,​ con Bismarck como canciller.​ Por último, la guerra con Francia supuso la adhesión de Baviera, entre otros Estados y en 1871 se proclamó el Segundo Imperio alemán en el palacio de Versalles de París.​ Bismarck se convirtió en primer ministro de Prusia y canciller.​ Durante los 19 años que se mantuvo en el poder, mantuvo una política conservadora, enfrentándose inicialmente a los católicos y combatiendo a la socialdemocracia.​ Fue también el organizador de la Triple Alianza, con Italia y Austria-Hungría, creada en 1882 para aislar a Francia.
La política interior de Bismarck​ se apoyó en un régimen de poder autoritario, a pesar de la apariencia constitucional y del sufragio universal destinado a neutralizar a las clases medias (Constitución federal de 1871). Inicialmente gobernó en coalición con los liberales, centrándose en contrarrestar la influencia de la Iglesia católica (Kulturkampf) y en favorecer los intereses de los grandes terratenientes mediante una política económica librecambista;​ en 1879 rompió con los liberales y se alió con el Partido del Centro católico, adoptando posturas proteccionistas que favorecieran el crecimiento industrial alemán.​ En esa segunda época centró sus esfuerzos en frenar el movimiento obrero alemán, al que ilegalizó aprobando las Leyes Antisocialistas, al tiempo que intentaba atraerse a los trabajadores con la legislación social más avanzada del momento.​
En política exterior,​ se mostró prudente para consolidar la unidad alemana recién conquistada: por un lado, forjó un entramado de alianzas diplomáticas (con Austria, Rusia e Italia) destinado a aislar a Francia en previsión de su posible revancha;​ por otro, mantuvo a Alemania apartada de la vorágine imperialista que por entonces arrastraba al resto de las potencias europeas. 

Fue precisamente esta precaución frente a la carrera colonial la que le enfrentó con el nuevo emperador, Guillermo II (1888-1918), partidario de prolongar la ascensión de Alemania con la adquisición de un Imperio ultramarino, asunto que provocó la caída de Bismarck en 1890. Al faltar el apoyo del emperador Guillermo II, quien había subido al trono en 1888, Bismarck presentó su dimisión en 1890 y se retiró a vivir al campo.
Falleció en Friedrichsruh el 30 de julio de 1898 a los 83 años de edad.

Otto von Bismarck únicamente tuvo una esposa, Johanna, con quien tuvo dos hijos y una hija: Marie, Herbert y Wilhelm. Los tres viajaron con él a los muchos lugares que visitó como Fráncfort, San Petersburgo y París. En una carta enviada a su esposa escribe: «Los tres son lo más hermoso que he tenido y sólo por eso sigo aquí».

De sus tres hijos, el más sobresaliente para los historiadores y expertos de la vida de Bismarck fue Wilhelm,​ pues logró redactar una pequeña biografía de la vida de su padre durante su lucha por la unificación de Alemania y en su cargo en el Parlamento de Fráncfort.​ No obstante, aunque en menor medida, Herbert y Marie también destacaron en la vida aristocrática alemana. www.wikipedia.org

            !HONOR, A QUIEN HONOR MERECE!

Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

SIMÓN BOLÍVAR- CARTAS A MANUELA SÁENZ