ALBERTO BOULANGER SOLE

                                                                                         ALBERTO BOULANGER SOLÉ
                                                                                                      Escribe: Egly Colina Marín


Nace el 21 de noviembre de 1922 nuestro ilustre compatriota-biografiado: Alberto Boulanger Solé en la población de Yoko, en el estado Sucre, Estados Unidos de Venezuela.

Yoko es un pueblo agrícola, especialmente del cacao, el café, y el coco, amén del mercado cautivo de gente afanosa, donde los empresarios e industriales, iban en su búsqueda, por ser reconocidos como gente solícita y cumplidora, y por sus antecedentes de responsabilidad y honestidad en el trabajo.

De esa “madera” proviene el señor Alberto Boulanger quien al ser entrevistado dijo sentirse orgulloso de su origen y por lo tanto comprometido con él.

Hijo de  Andrés Boulanger Guerra y Anastasia Solé Uga, quienes ofrecieron a su 9º hijo una educación esmerada, cuyo ductor fue Gumersindo Cierto Solé, hombre de una vasta cultura, quien se desempeñaba como educador en la misma población. 

Sale de su pueblo natal, a la edad de 20 años, con una preparación pocas veces alcanzada por los jóvenes de esa época, e incorporarse a la industria petrolera, en la población de Anaco, siendo su patrón el señor José Bellorìn hombre estricto, de carácter enérgico y severo en cuanto al desempeño del trabajo, pero; el acatamiento de sus obligaciones aunado al dominio de la escritura y lectura, hace merecedor al joven Alberto, de progresos en su labor, y como recompensa, un destacado trato. 
  
Fue en las elecciones sindicales de 1945, cuando participa activamente, por la reivindicación del derecho al pago de utilidades a los trabajadores, conformando la Junta Directiva del Sindicato Petrolero de San Joaquín, del estado Anzoátegui. Luego, va a Caracas como Delegado al 2º Congreso de la Industria Petrolera, es allí donde  iniciado en los delicados avatares del sindicalismo,  logra no solo el apoyo, sino además, el respeto de sus compañeros.

Este Ilustre biografiado, hombre si se quiere autodidacta, se creció a sí mismo, al  encaminar su vida por las letras, ya que en 1949, luego de ser empleado petrolero, da un vuelco a su vida al colocar la primera librería en la que sería su otra tierra, es decir en Punto Fijo, Península de Paraguaná en el estado Falcón, ya que desde muy joven había sentido inclinación por la lectura, lo que con el transcurrir de los años, devendría en una cultura bien fundamentada, ya que a la hora de ser consultado, con propiedad podía ofrecer al público ávido de ideas, una veraz información sobre el libro solicitado, pues, ha dedicado parte de su trascendente vida, a la oferta de las publicaciones de connotados escritores universales.

Casado con la Señora Alcire Limonchi de Boulanger, y  en Punto Fijo, nacieron sus hijos: Luis Alberto, Andrés, Carlos, Lisle, y también, donde su aporte se hizo presente en varias obras sociales: la conformación de la Sociedad Anticancerosa de Paraguaná, juntamente con el señor Alberto Sánchez, Joffre Jatem, Virgilio Arteaga, Jesús Morillo, Críspulo Ramos, y, Carlos Sierralta Osorio entre otras personalidades del acontecer Paraguanero; también, participa en el movimiento, Pro Creación del Hospital “CALLE SIERRA”.

En opinión del señor Alberto Boulanger, como residente de Punto Fijo desde su llegada en 1949, hubo un sinfín de actividades tanto sociales como religiosas, para acceder lo que sería la futura zona de jerarquía que es en la actualidad; de allí, la importancia de la Industria Petrolera en la creación de escuelas, canchas, equipos de fútbol y zonas residenciales; y, del Sector Religioso también recibió Punto Fijo la creaciones de colegios, tales como el San Francisco Javier, el Colegio Cristo Rey. 

Igual importancia reviste la Cámara de Comercio de Punto Fijo, el Rotary Club, El Club de Leones, el Centro Hispano, y los Club Miramar y  Judibana, para la recreación de los trabajadores petroleros, el Club Falcón, la Sociedad de Amigos de Paraguaná, así como la llegada de las entidades bancarias de jerarquía en la capital.

En todas las actividades culturales se vio la participación de la “LIBRERÍA EL CARMEN” como un ente educativo y cultural de co-responsabilidad social  y participación ciudadana.

Especial mención merecen, de acuerdo al señor Alberto Boulanger, la participación de las Colonias que se conformaron en la ciudad, tales como la Italiana, Árabe, Siria, Portuguesa, Española y otras de igual importancia quienes coadyuvaron al desarrollo y progreso de nuestra tierra, vale mencionar algunos nombres, tales como: Arturo Bonvecchio, Bartolo Yamarte, Víctor Fuguett, Julián Morillo, Salomón Blanchart, Robustiano Ferrer, Juan Sierralta Roque, José Thompson, Lorenza Micali, Santiago Salomón Rojas, Douglas Jatem, Rodrigo Antonio Morillo Colina y Oswaldo Moreno entre otros.

Para Punto Fijo fue significativa la contribución del Señor Charles Arapé como maestro y locutor, ya que en labios del señor Boulanger, apuntaló de manera loable, el conocimiento de la gente de ese entonces, y contribuyó notablemente a la querencia del terruño, por lo que reconocemos su valor y aporte al desarrollo de la ciudad. 

Igualmente, debemos mencionar a Rafael Agüero, músico, escultor, poeta quien junto al señor Luis Roncayolo gestionan la creación de una escuela en la población de “Las Piedras”, hoy “Josefa Victoriana Riera”. Finalmente, podemos dejar constancia, del invalorable aporte del señor Alberto Boulanger Solé en la creación y como Directivo del Comité Administrativo de la Cooperativa San José Obrero durante 7 años ininterrumpidos. Entre sus valores preponderantes,  la familia, ocupa el primer lugar y por ella ha luchado, y mantiene como lemas en su vida: la sinceridad, la honestidad, y el respeto ciudadano.

Por todo lo expresado, reconocemos y podemos afirmar que: el Señor Alberto Boulanger Solé constituye un Patrimonio Cultural y Educativo de la Sociedad Paraguanera.

!HONOR A QUIEN HONOR MERECE!



Comentarios

Entradas populares de este blog

BELÉN SANJUAN COLINA

CARMEN VICTORIA PÉREZ, ANIMADORA.